Una célula como la del 11-M

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿La célula desmantelada en Italia era «típica»? Me refiero a si era más de la vieja escuela del yihadismo, con su líder espiritual en Bergamo, enviando dinero a Pakistán, trayendo a suicidas...

–Todavía no hay mucha información sobre los posibles atentados, pero sí estoy de acuerdo con su análisis. Para darle una perspectiva española, la célula desarticulada en Italia se parece más a la del 11-M o a la de los tipos que iban a atentar contra el metro de Barcelona. Son redes parecidas, son unas células que actúan y se organizan de una forma menos moderna, que están muy conectadas, que tienen una relativa sofisticación y que poseen contactos con una estructura y otras células. Es muy diferente a la filosofía que hemos visto en los últimos años, por lo que deja de manifiesto que el ambiente para la radicalización y el terrorismo es heterogéneo y diverso. Por un lado tenemos a los jóvenes autorradicalizados que han visto vídeos del Estado Islámico (EI) en Facebook. Pero también seguimos teniendo a los yihadistas de la vieja escuela.

- ¿Por qué atacar al Vaticano en 2010? ¿Está siempre en las aspiraciones de los yihadistas?

–Lo que puedo confirmar es que en términos generales, obviamente el Vaticano, la cristiandad, siempre han estado en el objetivo de los yihadistas. Tanto el EI como Al Qaeda lo han puesto como objetivo. Al Qaeda, por ejemplo, amenazó al Papa a mediados de los 90. No estoy seguro de los detalles de este supuesto plan, pero lo que es cierto es que tanto los terroristas de la vieja escuela como los nuevos lo ponen como objetivo. El Estado Islámico ha usado la fotografía de su bandera en San Pedro en la portada de su revista «Dabiq» y amenaza con «conquistar Roma». También habló de esto Abu Qatada, aunque hace ya 20 años.

- Después de la detención el martes en Francia y viendo que Europa está bajo amenaza, ¿qué pueden hacer las autoridades europeas?

–Las autoridades están haciendo un buen trabajo, sobre todo teniendo en cuenta las limitaciones legales y lo difícil que es prevenir ataques. Todos los que han atentado eran conocidos de los servicios de seguridad. Sin contar con las numerosas redes desarticuladas.

*Director del Programa sobre extremismo en la Universidad George Washington. Preguntas de Esther S. Sieteiglesias