Cómo subir las defensas en tiempos de coronavirus (de forma natural) mejorando tus hábitos de vida

Comienza a ponerlo en marcha cuanto antes, tu cuerpo lo notará.

bruce marte @brucemars para Unsplash
bruce marte @brucemars para UnsplashUnsplash (nombre del dueño)

En esta crisis del Covid-19 en la que estamos inmersos, las defensas juegan un papel vital. Ellas actúan como una red natural que nos defiende frente a patologías externas, como es este virus, y además también son las responsables de frenar su contagio. Por ello, cualquier medida es poca para lograr que nuestro sistema inmunológico se mantenga fuerte y funcione mejor en estos tiempos.

Por fortuna, desde el Instituto Médico Láser, ubicado en Madrid, nos han dado las mejores pautas para evitar cualquier bajada de defensas que pueda afectar a nuestra salud. Cuatro sencillas recomendaciones para llevar a cabo desde casa y de una forma natural. ¡Presta atención!

La alimentación

Aunque no existen alimentos que por sí solos curen enfermedades, un correcto aporte de nutrientes puede contribuir positivamente a nuestras defensas. Hablamos de antioxidantes como la vitamina A (en lácteos, brócoli, zanahoria, espinacas...), vitaminas del grupo B (en huevos y cereales), vitamina C, zinc (en avellanas, avena, frutos secos o legumbres), ácidos grasos como los Omega-3 y líquidos.

El sueño

Resulta tan fundamental como que durante el sueño se liberan hormonas directamente vinculadas con el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. No basta con dormir 7 u 8 horas diarias, sino de sincronizar nuestras costumbres con el reloj biológico, respetando las horas de acostarse y de levantarse. ¿La siesta? No más de 30 minutos.

Avrielle Suleiman para Unsplash
Avrielle Suleiman para UnsplashUnsplash (nombre del dueño)
El deporte

Su práctica cotidiana, adaptada a cada edad, promueve la producción de hormonas que regulan el sueño y refuerzan nuestro sistema inmunitario. A falta de bicicleta estática o cinta para correr en casa, conviene realizar ejercicios posturales y de estiramiento, así como sentadillas, saltos o rutinas de yoga o pilates, que requieren poco espacio y pueden realizarse en el propio domicilio. Además, distintas plataformas online disponen de diversos entrenamientos que pueden adaptarse a cada nivel de forma.

La higiene de vida

Para asegurar el mantenimiento del sistema inmunológico, hay que evitar hábitos como el alcohol y el tabaco, cuyos efectos negativos sobre las defensas están sobradamente documentados, ya que bloquean células antiinflamatorias y alteran el ciclo del sueño. La cafeína, que incrementa el cortisol, puede reducir la respuesta del sistema inmunológico ante las infecciones. El picoteo por ansiedad o aburrimiento y la ingesta arbitraria de alimentos procesados, ricos en grasas saturadas y azúcares, tampoco son recomendados.