Aprende a leer (correctamente) las etiquetas de tus productos de belleza

Una asignatura pendiente que es momento de superar.

Glow Repose
@glowrepose para Unsplash
Glow Repose @glowrepose para UnsplashGlow Repose @glowrepose para UnsplashUnsplash

Gel, champú, crema hidratante, exfoliante, maquillajes.... Día a día utilizamos infinidad de cosméticos para el cuidado de nuestra piel o cabello, pero, ¿realmente sabemos con exactitud qué ingredientes tiene cada uno o cuándo debemos tirarlos? Es muy probable que a la hora de comprarlos no dediquemos tiempo, o al menos no el suficiente, a descifrar las etiquetas de cada uno de ellos, quizás por no saber hacerlo o simplemente por no creer en su relevancia. Un gran error: ahí está la clave de todo.

Por fortuna, Pedro Catalá, cosmetólogo, doctor en Farmacia y fundador de Twelve Beauty, nos explica detalladamente cómo debe leerse la información de los productos de belleza que consumimos a diario. Una asignatura pendiente para la ciudadanía que es hora de superar. ¿Qué mejor momento que ahora que estamos en cada?

Códico INCI, el primer paso

INCI significa “International Nomenclature Cosmetic Ingredient”, en español, “Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos”. Y se trata del listado de todos los ingredientes que lleva el cosmético.

Los ingredientes se colocan en orden decreciente de concentración, es decir, los que aparecen primero son los que se encuentran en mayores proporciones y los últimos, los que están presentes en cantidades más pequeñas. Si la concentración es inferior al 1% pueden mencionarse sin orden después de los que tengan una concentración superior. Pero no hay que ignorar estos últimos ingredientes porque, como explica el Dr. Pedro Catalá, “no por ocupar estas posiciones significa que el fabricante haya querido ahorrar en principios activos. Sustancias funcionales como la alantoína (Allantoin) o la coenzima Q10 (Ubiquinone) son activos que se incorporan a las fórmulas en bajas dosis".

Anastasiia Ostapovych
@ostshem para Unsplash
Anastasiia Ostapovych @ostshem para UnsplashAnastasiia Ostapovych @ostshem para UnsplashUnsplash

Datos importantes sobre los ingredientes

- En el caso de extractos de plantas, se describen con su nombre en latín. El aceite de rosa mosqueta, por ejemplo, figura como “Rosa Canina Fruit Oil”. También se especificará si se trata de un extracto o un aceite, así como de la parte de la planta de la que se extrae. Por ejemplo: “Cucumis Sativus (Cucumber) Fruit Extract” en el caso del pepino, o Sylvestris (Mallow) Flower Extract para los destilados de la malva.

- Los ingredientes sintéticos aparecen con su nombre químico. Por ejemplo el aceite de vaselina figura como “Paraffinum liquidum”.

- Es común que el primer ingrediente sea el agua, ¿por qué? “Porque en una crema de día o de noche, es normal que el agua represente entre el 65 y el 70% del contenido total de la fórmula”, explica Catalá. “Lo importante en este caso es que se cuente con un buen sistema de purificación de agua. Algunas marcas naturales optan por sustituir el agua total por aguas destiladas. Sobre el papel la idea es buena, pero la realidad es que la mayoría de las aguas destiladas son aguas de lavado, antes de procesar las plantas. Su contenido en materia activa es poco significativo y suelen acarrear un elevado grado de impurezas".

- La expresión “May contain” suele incluirse en los productos cosméticos de maquillaje, también aquellos para las uñas y el cabello, se traduce como una advertencia de que “puede contener”.

Número de lote

Figura en la caja, la botella o el tarro y se trata del número de lote de fabricación o la referencia que permita la identificación de la fabricación. La trazabilidad del producto es importante por si da algún tipo de problemas una vez en el mercado y el consumidor pueda así saber, cuando se elaboró el producto.

Fecha de caducidad

Los cosméticos que tienen una caducidad superior a los 30 meses no tienen obligación de poner una fecha de caducidad, pero sí un consumo recomendado una vez abierto. Este es el PAO (Period After Opening -período después de la apertura-) y figura como el símbolo de un tarro con una M al lado seguida de un número, que indica el periodo en el que se garantizan las propiedades intactas del producto después de su apertura en condiciones normales de uso. El número indica el número de meses -3M, 6M, 12M (3 meses, 6 meses, 12 meses…)- en los que el producto, una vez abierto, debería consumirse.

Gabrielle Henderson para Unsplash
Gabrielle Henderson para UnsplashGabrielle Henderson para Unsplash Unsplash
Logotipos

Desde el de “Cruelty Free”, hasta el de cosmética vegana y los varios certificados que acreditan a naturalidad o la proveniencia de los ingredientes (agricultura ecológica). Como nota positiva, ayudan al consumidor en su elección, como nota no tan positiva, que son un verdadero quebradero de cabeza para los fabricantes cuál elegir además de tener un elevado coste anual.

Otras advertencias

También hay otros símbolos que nos pueden ayudar, hablamos de aquellos sobre el reciclaje, material del envase, advertencia de uso (como tiempo de exposición o precauciones en el caso, por ejemplo de depilatorios o tintes capilares), si contiene alcohol u otros ingredientes inflamables como es el caso de lacas o esmaltes de uñas…