10 reglas para tener una primera cita perfecta

Esto es todo lo que necesitas saber para triunfar en el juego de la seducción (y evitar errores embarazosos).

No hay nada más aterrador que enfrentarse al vértigo de la primera cita, ya sea uno tímido y sin experiencia o extrovertido y experimentado. El riesgo al rechazo y los nervios se pueden superar si te preparas bien (y haces que todo parezca fácil y divertido). La búsqueda de pareja parece más sencilla pero es más complicada (no en vano esta es la generación más solitaria de la historia). Saber lo que se está buscando y dar lo mejor de uno mismo harán de ese encuentro un momento menos aterrador, incluso si no conoces al amor de tu vida. Te alegrarás de haberlo intentado.

Una cita implica preparación; la primera impresión no se puede repetir y es necesario no parecer ni descuidado ni vanidoso. Ni pedante ni falto de conversación. Ni tímido ni invasivo…¿demasiado difícil? Veamos algunos consejos para triunfar en el juego de las citas.

Lo primero, aunque parezca una perogrullada, es que la otra parte tenga claro que va a acudir a una cita. Hay que hablar con claridad y decir las cosas como son: es el primer paso para no terminar decepcionado.

El aseo personal. Este es otro aspecto básico para no parecer descuidado. Una barba estropajosa, unas uñas sucias… esos pequeños detalles pueden tirar por tierra hasta las más altas expectativas.

Escoger la colonia adecuada. Oler como los abuelos, colonias para niños o aromas demasiado intensos (tipo coco o vainilla) puede asfixiar o no hablar bien de ti. Llevar una fragancia sutil que hable de ti es obligatorio, te hará ganar puntos y también seguridad en ti mismo.

Tu apariencia debe ser la adecuada para el lugar al que vayáis a ir. No es lo mismo ir a jugar a los bolos que a cenar en un restaurante de moda. Sobre todo las mujeres, a menudo intentan impresionar con un vestido sensual y exageran con el maquillaje, dando así una imagen errónea de sí mismas. Eso sí, siempre hay que ir con la ropa limpia, sin manchas y planchada.

¿Cómo vestirse para una primera cita? Es mejor concentrarse en un atuendo algo casual, combinado con complementos coordinados que enriquezcan el conjunto.

Ojo también con los tacones. Aunque no hayas bebido, los nervios o la falta de costumbre pueden hacer que camines con un T-rex borracho.

¿Dónde vamos? Sobre todo ahora, con toda la incertidumbre provocada por el coronavirus, no se puede dejar nada a la improvisación. Es importante investigar qué lugares hay abiertos, tienen un ambiente tranquilo para hablar y a la vez apliquen medidas de protección. ".

Tampoco hace falta ser formal: puedes lanzarte al clásico café que no es tan vinculante como una cena. No necesariamente tiene que ser una primera cita romántica.

Los temas de conversación tienen que ser fluidos, así que lo mejor es no meterse en camisas de once varas. Por ejemplo, la política es un tema demasiado espinoso para una primera cita, especialmente cuando se descubre que los valores son opuestos. ¿Más temas a evitar? Religión, aborto, monarquía, feminismo o muerte deberían ser tocados de manera muy delicada y cuando ya os conozcáis más profundamente.

Pagar la cuenta. Hay que olvidar la idea preconcebida de que el hombre paga siempre. Y si invitas piensa que lo haces por placer pero que la otra persona no te debe nada a cambio. Es mucho mejor y más informal (sobre todo cuando no sabes qué va a pasar con esa persona) que os repartáis los gastos: tú pagas el cine y yo el refresco y las palomitas.

Como lidiar con la ansiedad

La ansiedad es uno de los elementos naturales que forman parte de la reunión en sí: puedes elegir no ver a una persona con la que has establecido una excelente relación, tanto virtual como de otro tipo, o puedes elegir para manejar su propio estado y expectativas, quizás recordar los errores cometidos en citas anteriores y tratar de asegurarse de que las cosas vayan de la manera correcta.

Hay varias formas de manejar la ansiedad por las citas, que te permitirán establecer un primer contacto y una primera conexión con la otra mitad.

Vence tus miedos. Si algo te empuja a cancelar tu primer encuentro con un chico o una chica debes pensar que no es algo dictado por el instinto sino por el miedo, que mezclado con la ansiedad podría hacerte perder el primer paso hacia lo que podría ser el comienzo de una bonita relación.

Cuídate. Tomarte tu tiempo de preparación ayuda a relajar los nervios. ¿Cómo? Un buen baño con tu música favorita de fondo es ideal para relajar la mente y los músculos. Una sesión de entrenamiento en el gimnasio también puede ser eficaz. Llamar a un amigo o a una hermana por ejemplo, es otra forma de liberar tensiones: hablar con alguien en quien confías te permitirá calmarte y afrontar la primera cita más tranquilo, además de darte valiosos consejos sobre cómo vestir o actuar.

Prepara los temas de conversación. Ya hemos dicho que la comunicación debe ser espontánea, pero para llenar ciertos momentos de silencio, es bueno tener una pequeña lista de cosas para poder hablar: música, aficiones comunes, películas…

Sé abierto. Para liberar tu mente de pensamientos ansioso sé positivo y abierto; estar pensando “es demasiado para mí”, “no le voy a gustar”, “va a ser un fracaso y estaba mejor en casa” predisponen a tu cerebro a que tu cita sea un desastre.

Concéntrate en el otro: no escuches lo que está pasando por tu cabeza en ese momento, las mil preguntas que te asaltan, sino déjate llevar por las emociones y sensaciones del momento. Solo concéntrate en quién eres antes de intentar capturar si estás compartiendo el momento con la misma intensidad.

Respira: ¿Sientes que los pensamientos ansiosos están a punto de asaltarte? Respira hondo y sonríe. Es tierno balbucear, y dejar ver que estás nervioso no te hace desmerecer, sino todo lo contario. Puede que la otra parte esté tan nervioso como tú y al verte se relaje y la cita fluya.

¿Y después de la cita ? Paciencia. Como decíamos antes, el arte de las citas no es más que saber jugar. Juguemos.