Arcwave Ion, la revolución del orgasmo masculino

Hoy sale al mercado la nueva "sensación " del sector de las “sex tech”. 189 euros de placer garantizado...o, al menos, eso aseguran quienes lo han probado

El “boom” de los juguetes sexuales y las “sex tech” no dejan de sorprender. Tras el éxito de los masturbadores femeninos, ellos también han querido subirse al carro y no renunciar a los nuevos placeres tecnológicos. Hoy se lanza al mercado Arcwave Ion, dispuesto a comerse el mundo y dejar el cuerpo del hombre sometido a un clímax indescriptible. Según dicen sus creadores, un laboratorio alemán dedicado a la investigación sobre tecnología del placer, esta nueva máquina supone “una montaña rusa de sensaciones”. Llevan más de tres años desarrollando el aparato y el resultado es una pequeña máquina negra que aseguran harán cambiar el concepto de orgasmo que hasta ahora tenían los varones.

Según relatan los creadores para explicar el funcionamiento de Arcwave Ion, “en el desarrollo fetal, el pene y el clítoris se originan en el mismo tejido. Las glándulas del clítoris encuentran su contraparte masculina en el frenillo, ubicado en la cara inferior del pene. A menudo se dice que las mujeres experimentan orgasmos más variados e intensos que los hombres (aunque con menos frecuencia), debido a una mayor concentración de receptores sensoriales o corpúsculos de Pacini en el clítoris. Menos conocido es el hecho de que las mismas terminaciones nerviosas (los receptores de placer de Pacini), que son responsables de los orgasmos del clítoris, existen en el cuerpo masculino. El desafío para Arcwave fue averiguar cómo llegar a ellos”. Son unas ondas de aire pulsantes las que generan la sensación.

Durante las pruebas realizadas antes de su comercialización, alguno de los usuarios ha reconocido que “el camino hasta el orgasmo estuvo acompañado de una sensación de cosquilleo en la parte inferior del glande. Nunca había experimentado esa sensación, al menos no durante la masturbación habitual”. Otro de los participantes afirma que, en comparación con la masturbación normal, “sentí un orgasmo mucho más intenso y también más duradero. Al iniciar la masturbación, la sensación era relativamente débil. [...] Hasta que en algún momento llegué a un punto en el que sentí que sobrepasaba un límite. Al alcanzar ese punto sentí una gran ola que generaba una sensación muy fuerte e intensa que culminó con un orgasmo”.

El precio de tan sugerente aparato es de 189 euros y ya ofrecen también accesorios aptos para los amantes de las novedades. Aunque haya a quienes les pueda parecer algo frívolo, lo cierto es que tras este invento hay años de investigación. La compañía Arcwave ha decidido apostar fuerte por el público masculino, ya que según las estadísticas son un “target” muy apropiado para esta tecnología: de media, los hombres se masturban 156 veces al año, lo que se traduce en 3 veces por semana. “El 27% de los hombres experimenta un orgasmo durante 4-6 segundos, y el 18% entre 7 y 9”, comentan desde la compañía. Además, el hecho de que el 61 %, según sus propios estudios, admita que compra juguetes sexuales para mejorar sus orgasmos, ha hecho que confíen en que su nueva apuesta será un éxito garantizado. Veremos.