Marta Lozano se convierte en toda una princesa de cuento con este vestido de novia clásico (y romántico) diseñado por Lorenzo Caprile

Es el primero de los tres vestidos que va a lucir de Caprile.

Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile.
Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile. FOTO: DANIEL_DUART GTRES

“Sí, quiero” y “qué vivan los novios”. Ahora sí que sí, Marta Lozano y Lorenzo Remohi ya son marido y mujer después de una boda de lo más emotiva (y mediática) en la Iglesia de San Bartolomé en Jávea, lugar donde empezó su historia de amor hace cinco años. Mediática, porque como ya pasó con la de María Pombo, ha sido retransmitida en directo por la revista ¡Hola! para que todos sus seguidores no se hayan perdido detalle. Y el momento más esperado, descubrir el primer vestido de novia de Marta Lozano diseñado por Lorenzo Caprile. Sí, el primero, amigas. Y es que Marta Lozano va a lucir tres vestidos diferentes y de momento hemos visto el de la ceremonia que es el vestido más clásico de los que va a lucir en su boda. Los otros dos son, según ha explicado Marta Lozano, poco cómodos y con el tercero no puede ni respirar, pero cumplen con todos sus sueños para e día de su boda. Así que deseando estamos de verlos también. Pero de momento, vamos a analizar esta maravilla de vestido de novia de Marta Lozano para dar el ‘sí, quiero’ en la ceremonia religiosa.

Un vestido de novia clásico diseñado por Lorenzo Caprile con escote cuadrado y su falda de estilo sirena confeccionado en crepe marocain de seda natural, marcando la silueta de Marta Lozano y una espectacular cola de tul, seda, más de 5 metros de largo. Un vestido de novia elegante y clásico con el que Marta está realmente guapa.

Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile.
Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile. FOTO: DANIEL_DUART GTRES

Pero no solo el vestido, también nos hemos enamorado del peinado de Marta Lozano. Y es que la influencer ha apostado por un romántico low ballerina bun, firmado por el equipo de Llongueras, que resalta sus facciones en su día más especial con un maquillaje nude de Dior. Recientemente, la modelo Hailey Baldwin también se casó con el cantante Justin Bieber con un low ballerina bun, el cual dejaba. ¿Tendencia para novias? Nosotras decimos sí.

Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile.
Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile. FOTO: DANIEL_DUART GTRES

“Este moño bajo de estilo romántico es una opción recurrente y sin duda ganadora en todo tipo de bodas” anuncian desde Llongueras. Para mujeres más clásicas o más modernas, este tipo de peinado es muy versátil porque se adapta a la perfección a todo tipo de estilos y diseños. Además, es perfecto para aquellas novias que no quieran arriesgar ya que resulta sencillo, sofisticado y tremendamente elegante. Con la raya al medio y el pelo completamente apartado del rostro, desde Llongueras nos explican que el moño con el que Marta Lozano ha deslumbrado consiste en un recogido donde el cabello se va girando sobre sí mismo y se va colocando en forma circular en la parte baja del cráneo. “Una vez recogido todo el cabello, se fija con horquillas del mismo color, para así disimularlas. A elección de la novia queda dejarlo más tirante y pulcro o más suelto y desenfadado, incluso con unos pocos mechones sueltos” reconoce la estilista de Marta Lozano.

El peinado de novia de Marta Lozano.
El peinado de novia de Marta Lozano. FOTO: @lorenasanjose_photographer
El peinado de novia de Marta Lozano.
El peinado de novia de Marta Lozano. FOTO: @lorenasanjose_photographer

Una boda con más de 300 invitados que tendrá cuatro espacios además de la iglesia de San Bartolomé y que están disfrutando de un día soleado y con buenas temperaturas como había pedido la novia.

Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile.
Marta Lozano con vestido de novia de Lorenzo Caprile. FOTO: DANIEL_DUART GTRES

Entre los invitados, Laura M. Flores, María García de Jaime, Laura Escanes, Dulceida, Madame de Rosa o Natalia Coll, María Pombo o Teresa Andrés Gonzalvo.