Nuria Roca: «No practicaría sexo para adelgazar»

Desde hace un tiempo «Lo mejor que me puede pasar» es despertarme escuchando la voz de mi gran amiga Nuria Roca. Va a recibir el premio a la más trabajadora y madrugadora ya que, desde que está al frente de su programa de radio en Onda Melodía, se ha convertido en la voz que despierta a los más perezosos. Nuria está feliz, encantada y disfrutando una barbaridad con este nuevo proyecto, que además comparte con su pareja, el periodista Juan del Val. Lo único que me da pena es que no le queda tiempo para escribir y soy muy fan de sus libros, pero mientras llega el momento de volver a leerla, voy a seguir disfrutando de su voz.

–En la actualidad, ¿estás feliz con tu nuevo trabajo?

–Sí y nunca pensé que diría esto, pero me llena tanto hacer mi programa de radio en Onda Melodía «Lo mejor que te puede pasar» que estoy encantada.

–¿A qué hora te levantas?

- A las 3:15 horas de la madrugada.

–Eso no puede ser sano...

–(Risas) Eso dicen y no creo que lo sea porque me han salido más canas de lo habitual, tengo más ojeras de las que yo tenía. Pero no me importa cambiar los horarios porque estoy encantada.

–¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas a las tres de la mañana?

–Me meto en la ducha. A esas horas, cada minuto cuenta. Luego hago un repaso a las portadas de todos los periódicos y me quedo con el titular que más me llame la atención.Y cuando hay una noticia social que nos da alegría, en esa me recreo.

–¿Qué es lo que más te ha sorprendido a nivel político?

–Me ha llamado la atención lo de las elecciones andaluzas.La gente se queja mucho, pero luego los resultados son más de lo mismo.

–¿Cuántos cadáveres guardas en el armario?

–Intento no tener ninguno. Tengo la conciencia muy tranquila porque he hablado las cosas que tenía que hablar con cada persona en su momento.

–¿Los toros te gustan?

–Sí, antes no era muy taurina porque no les había prestado atención. Me parece un mundo estéticamente maravilloso y un arte apasionante. Entiendo muy poquito y sólo sé cuándo un toro o un torero me ponen los pelos de punta.

–Define la amistad.

–Es lealtad. Estar ahí sobre todo en los momentos buenos. En los malos estar es prácticamente una obligación. Me gusta disfrutar con la gente y con los amigos.

–¿En qué se diferencian los hombres de las mujeres?

–Me quedo con las mujeres, me parecen mucho más atractivas que los hombres en todos los aspectos. Una conversación con mujeres siempre es más interesante que con hombres aunque sexualmente me gustan ellos.

–¿El sexo adelgaza?

–Practicarlo para adelgazar me parece un error. Hay que hacerlo para disfrutar.

–Dicen que se pueden llegar a perder 700 calorías...

–En mi caso estoy muy satisfecha, pero no practicaría sexo para adelgazar. Para eso me machaco corriendo o andando.

–Decías antes que ahora tienes más canas... ¿Has empezado a teñirte?

–Nunca, me he dado algunos reflejos. Este año me han aparecido unas cuantas, así que todavía no me hace falta. Es raro porque mi madre con 20 años tenía el pelo blanco.

–¿Alguna vez te has infiltrado vitaminas, botox o hialurónico?

–Me he hecho muchos tratamientos de masaje, radiofrecuencia, mesoterapia biológica. Todo lo que sea invasivo me da mucho miedo. En el cuerpo me he dado todos los masajes que te puedes imaginar.

–¿Qué hay en tu fondo de armario?

–Después de muchos años trabajando en la tele me he quedado con bastantes cosas que me gustaban. Si pretendes ver mi armario y decir cómo soy, es imposible según mi estado de ánimo me visto de una manera u otra.

–¿Cuál es la parte de tu cuerpo que menos te gusta?

–Las piernas, porque tengo muchos problemas de circulación. Cuando hace calor me duelen. Cada uno potencia la parte del cuerpo que más le gusta, en mi caso es la cintura porque la tengo más estrechita.

–Un escote ¿mejor por delante o en la espalda?

–No soy muy de escote, tampoco tengo mucho pecho.

–¿Has dado de mamar a tus tres hijos?

–No, a ninguno. Porque tenía que trabajar inmediatamente, me apetecía mucho trabajar y también porque el padre de las criaturas me pidió que quería alimentarlos. Me pareció algo muy bonito y maravilloso.

–¿Cómo llevas tener un marido tan guapo?

–Hombre, a mí me lo parece y me imagino que a otras también. Cuando sale por ahí lo primero que le pregunto es «si ha triunfado».

–¿Cuál es el último libro que estás escribiendo y el que estás leyendo?

–No estoy escribiendo y tardaré en ponerme. No tengo tiempo. Utilizo las vacaciones para leer. Lo último ha sido «El síndrome E» de Franck Thilliez.

–¿Crees en la frase de «Las mujeres están vendidas» que se refiere a que es muy fácil tener sexo con una mujer?

–Me parece maravilloso. Mucha más facilidad tenemos nosotras que ellos y me parece una liberación para nosotras.

–¿Crees en la fidelidad?

–No. La fidelidad es una elección. Uno es fiel porque quiere, no por condición. Ahora, tener una pareja que no tenga impulsos y que no esté vivo, porque eso forma parte también de estar vivo, a mí no me gustaría. Otra cosa es que tú decidas serlo, depende del acuerdo que tengas con tu pareja.

–¿Hay algo para toda la vida?

–Mis hijos, por supuesto. Creo en el amor para toda la vida. Sé que esté o no con mi pareja voy a quererle siempre.