Animan a perder el miedo y apostar por la trufa como fuente de empleo

Expertos destacan el potencial trufero de Soria y llaman a trabajar más en la comercialización

Miles de personas se acercaban ayer a la primera jornada de «Mercatrufas» que concluye hoy en Soria
Miles de personas se acercaban ayer a la primera jornada de «Mercatrufas» que concluye hoy en Soria

Expertos destacan el potencial trufero de Soria y llaman a trabajar más en la comercialización

Durante este fin de semana, la ciudad de Soria acoge la segunda edición de «Mercatrufas». Miles de personas se acercaban ayer hasta el Palacio de la Audiencia de la capital soriana para participar de un evento que se plantea como un mercado de vocación micoturística y como un punto de encuentro entre los truficultores y el consumidor final. Una cita en la que los asistentes pueden disfrutar y degustar tapas elaboradas con este hongo subterráneo así como conocer los entresijos de la truficultura de boca de expertos cocineros en las distintas charlas programadas.

En una de ellas, ayer, destacaban el potencial trufero de España, en general, y de la provincia de Soria, en particular, y animaban a perder el miedo y a apostar decididamente por a trufa como fuente de creación de empleo y riqueza. «Falta cultura trufera», lamentaba Sergio Sánchez Durán, investigador del Centro de Tecnología Agroalimentaria de Aragón, quien apostaba por crear un mercado interior para consumir más trufa en nuestro país. En su opinión, los agentes implicados en el desarrollo del sector deben profundizar más y trabajar en la comercialización de este producto, pero especialmente en dar a conocer más y mejor las propiedades de la trufa. «Hay que desmitificar que se trata de un producto caro, ya que con un poco de trufa puedes aromatizar platos para una familia», señalaba.

Por su parte, el director científico del programa de Micología de la Fundación Cesefor, Fernando Martínez Peña, destacaba la importancia de apostar para que la trufa negra de Soria se distinga por su calidad, ya que en España y en otros territorios de Europa hay productores, como Soria, de tuber melanosporum, « y la distinción puede ser una buena vía».

Trabajo educativo

De la misma forma, aseguraba que distinguir los aromas de una trufa negra de Soria de otras que se hacen pasar por ella conlleva un trabajo educativo, y llamaba en este sentido a divulgar este producto entre el consumidor.

Asimismo, coincidía con Sánchez Durán en que España tiene ante sí una gran oportunidad para el crecimiento del consumo de trufa negra, para lo que es necesario desvincular su identificación como un producto de lujo, porque la cantidad necesaria para aromatizar los platos de una familia es mínima. La producción trufera de la provincia de Soria oscila entre las tres y las siete toneladas anuales, en función de las condiciones meteorológicas, en 1.200 hectáreas de plantaciones. En España, según la información de las asociaciones de truficultores, se producen al año en torno a 45 toneladas, la mayoría de las cuales se exportan, principalmente a Francia.

Respecto a la campaña de este año, los expertos consideran que se producirá una merma de la producción trufera, debido principalmente al excesivo calor registrado este invierno. En este aspecto sostienen que, a pesar de que no está demostrado científicamente que el cambio climático afecte al cultivo de la trufa, es una evidencia que merma la producción.