Madrid de un bocado

La Cámara de Comercio de Madrid albergó “Tapas Gourmet Club Cámara Madrid”, donde varios cocineros mostraron sus creaciones

Felix Herrero, Paco Quirós, Diego Gavira y Ricardo Sanz, ayer en el Club Cámara Madrid, tras elaborar sus tapas
Felix Herrero, Paco Quirós, Diego Gavira y Ricardo Sanz, ayer en el Club Cámara Madrid, tras elaborar sus tapas

La Cámara de Comercio de Madrid albergó “Tapas Gourmet Club Cámara Madrid”, donde varios cocineros mostraron sus creaciones

“La gastronomía española representa más del 20 por ciento del PIB. Es el segundo sector que más factura, más que el de los coches, y es la segunda industria con mayores ingresos, gracias a las exportaciones”. Quien habla es Rafael Anson, quien asistió ayer a la Cámara de Comercio de Madrid, donde varios cocineros elaboraron las “Tapas Gourmet Club Cámara Madrid”. Antes de hincar el diente a éstas, el presidente de la Real Academia de Gastronomía nos recordó que “hemos creado la cocina de la libertad al haber terminado con el monopolio culinario de Francia”. También, que la gastronomía había dejado ser algo exclusivo sólo accesible para unos pocos para convertirse en una “actividad saludable, solidaria y sostenible. Las tapas son un modelo de comida que invita a la convivencia, al compartir y a la conversación”, de ahí que deseemos que sean consideradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Probamos la brocheta de bacalao con pisto de Villa del Prado, de Pedro Larumbe, aunque ayer el bocado fue elaborado por Felix Herrero. El bombón de mejillón en escabeche es una delicia que Paco Quirós sirve a diario en La Bien Aparecida, mientras que Diego Gavira, del equipo de Mario Sandoval, ofreció un riquísimo taco de rabo de toro estofado con salsa brava, tapa ganadora en la última edición del Mercado de Sabores. Ricardo Sanz, que acaba de inaugurar sede de Kirei by Kabuki, en el Double Tree by Hilton Madrid-Prado, nos sorprendió con unos callos a la madrileña de pepino de mar: “Montar un negocio en Madrid es tarea complicada por la cantidad de los requisitos que se necesitan y la concesión de licencias que se alarga”, reconoció mientras degustábamos su creación.