Los juegos de mesa de Meghan Markle y Kate Middleton

Ambas «royals» apartaron sus diferencias jugando en Navidad al «Scrabble», mientras cobra fuerza la teoría de su mala relación con Guillermo de Inglaterra a raíz de un sonado desencuentro días atrás

Los duques de Cambridge y Sussex tras la misa de Navidad
Los duques de Cambridge y Sussex tras la misa de Navidad

Ambas «royals» apartaron sus diferencias jugando en Navidad al «Scrabble», mientras cobra fuerza la teoría de su mala relación con Guillermo de Inglaterra a raíz de un sonado desencuentro días atrás.

De izquierda a derecha, Kate Middleton, el príncipe Guillermo, Meghan Markle y el príncipe Enrique bajan por las escaleras de una iglesia tras la misa tradicional de Navidad celebrada en Sandringham el pasado martes. Mientras avanzan, la duquesa de Sussex se gira hacia su cuñado para decirle algo. Sin embargo, el duque de Cambridge hace oídos sordos y, en lugar de mirarla, se aleja de su cuñada ajustándose la bufanda y situándose a la izquierda de su esposa. Esta escena, para algunos, ha sido interpretada como un simple despiste por parte del príncipe Guillermo, que, entre el frío de estas fechas y la gente que asistió a la cita, pudo no darse cuenta o no escuchar lo que le dijo Markle. Sin embargo, también supuso un revuelo de comentarios en las redes sociales. ¿Y si existe tensión entre los cuñados? Quizá no eran Middleton y Markle quienes no se llevaban bien, sino la mujer del príncipe Enrique y su hermano. 2018 ha sido un año complicado para la actriz en términos mediáticos y de opinión pública. Tras el discurso de Navidad de la reina Isabel II, la familia real inglesa empezó a entretenerse con juegos de mesa y tanto Middleton como Markle jugaron juntas al «Scrabble» mientras demostraban que las tiranteces entre ellas tan comentadas recientemente se habían desvanecido, si acaso existieron.

Boda con marihuana

Aunque Oprah Winfrey, entre otras personas públicas, la defendió rogando que la dejaran de enfrentar contra su cuñada, Meghan Markle no ha parado de recibir críticas. No solo por sus gestos y miradas en diferentes actos, sino también por su matrimonio con el productor Trevor Engelson (2011), anterior a la boda con el duque de Cambridge, con quien mantuvo una relación desde 2004 hasta divorciarse en 2013. Ya se sacó a la luz su pasado al comparar la postal navideña que presentaron este mes los duques de Sussex con la invitación de boda que hizo Markle con su ex marido. De espaldas, abrazados, en blanco y negro y, en vez de fuegos artificiales, la playa y una cerveza. Ahora, las críticas han vuelto «al ataque» a raíz de una filtración por parte de su padre, Thomas Markle, de unos correos electrónicos en los que la actriz hablaba de unas pequeñas bolsas de marihuana que regalaría a los 100 invitados que acudieron a su primera boda en Jamaica.