Actualidad

El parque acuático de Pandora

El próximo verano podría ver la luz el nuevo proyecto de atracciones de Disney con tecnología de realidad aumentada

La adrenalina que circula por los parques de agua es casi la misma que el agua que recorre sus atracciones. Pero en breve esto podría superarse.

Publicidad

La adrenalina que circula por los parques de agua es casi la misma que el agua que recorre sus atracciones. Pero en breve esto podría superarse. Si algo se le puede reclamar a estas atracciones es su corta duración (el promedio es de unos 20 segundos) o su altura, la más alta tiene «apenas» 41 metros y se encuentra en Brasil, mientras que la más larga tiene un recorrido de 90 segundos y se sitúa en un parque de Nueva Jersey, Estados Unidos.

Pero hay planes para mejorar esto sirviéndose de la tecnología. En el aspecto energético, los parques acuáticos de China, la mayoría cubiertos para sacar provecho de todas las estaciones, utilizan una cubierta de EFTE, un polímero plástico que reduce el consumo energético un 30%. Allí también están estudiando el uso de paneles solares que simulen vegetación, con la ventaja que podría ser de cualquier forma... y color.

Pero la verdadera innovación podría llegar en apenas un año. Para el próximo verano, James Cameron verá su segundo proyecto con Disney hecho realidad (el primero fue una montaña rusa de Terminator). Se trata de un parque acuático del universo de «Avatar».

Las especulaciones son muchas, pero hay filtraciones que permiten soñar con una recreación de Pandora al estilo Cameron. Una de ellas sería uno de los recorridos más largos conocidos y en el cual un tobogán transparente, a gran altura y con sistemas de impulso por chorros de agua (para bajar y también subir cuestas), hace creer al pasajero que se encuentra pilotando un Banshee, las aves-dragones de Avatar. Las paredes del tobogán permitirían proyectar imágenes que por debajo se superponen al parque y ,por los lados y encima, recrean el cielo de Pandora.

Publicidad

A la entrada al parque, los visitantes recibirán unas gafas especiales, sumergibles, lógicamente, que, mediante la tecnología de realidad aumentada, proyectará animales, plantas y hasta minerales en toboganes, piscinas y todo el entorno del parque. Los visitantes deberán cumplir una serie de misiones, según se hayan especializado al ingresar en flora, fauna o mineralogía.

Por último, el parque aprovecharía una cualidad de este planeta ficticio para abrir por la noche: la bioluminiscencia. Los toboganes, por ejemplo, y los ríos artificiales, «se encenderían» por la noche, convirtiéndolo en una atracción completamente diferente.

Publicidad

Gracias a ello, por fin se hará realidad (aumentada) el sueño de Cameron (y de muchos fanáticos) que se sumergirán en el mundo «Avatar».