El arzobispo de Sevilla inaugura los actos del Año Jubilar Macareno

En la imagen, un momento de la Eucarístía
En la imagen, un momento de la Eucarístía

Una procesión extraordinaria recordará el cincuentenario de la coronación.

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, abrió ayer el calendario de actos del Año Jubilar de la Macarena, con el que se quiere conmemorar los cincuenta años de la coronación canónica, por breve pontificio, de la Virgen de la Esperanza en 1964.

A las nueve y media se abrían las puertas de la parroquia de San Gil de donde salió una procesión hasta el atrio de la Basílica, donde el prelado sevillano golpeó las puertas simbólicamente, mientras repicaban las campanas, para dar por iniciado este evento que quiere ser un homenaje de amor a la devoción universal por la Macarena. De esta manera, todos los que peregrinen hasta allí durante los próximos 365 días del año obtendrán indulgencias plenarias, como ha sucedido recientemente en Almonte. Tras la apertura de las puertas tuvo lugar una Eucaristía a la que asistieron las primeras autoridades de la ciudad, con el alcalde sevillano, Juan Ignacio Zoido, a la cabeza, así como representantes de varias hermandades con relación con la Macarena como Los Estudiantes o el Gran poder. En su homilía, Asenjo instó a los fieles a vivir este año que queda por delante como un ejercicio de esperanza en el seno de la Iglesia.

En los próximos meses tomarán forma unos actos que tienen, entre otras citas, un triduo y tres días de besamanos en la Catedral, donde la dolorosa recibirá a todos su devotos y hermanos como si fuera 18 de diciembre, pero bajo los arcos góticos. Será el 31 de mayo de 2014, cuando la virgen vaya hasta la Plaza de España de la capital hispalense, para conmemorar el medio siglo de la coronación canónica y en los días previos se celebrará dicho besamanos, coincidiendo con un Congreso Mariano y Mariológico, que tendrá como colofón la procesión triunfal de la Macarena. La hermandad todavía trabaja con las cifras de asistencia que puede haber en dicha celebración, pero teniendo en cuenta el tirón de la imagen, todo indica que los fieles no bajarán de los 20.000. Respecto a la vuelta, la hermandad baraja varios itinerarios, entre los que se encuentra tomar la Ronda Histórica de la capital hispalense, un recorrido sin precedentes en la historia de la devoción macarena. Para hacerse una idea de la importancia de este Año Jubilar, el Senado ha aprobado que se le considere Acontecimiento de Excepcional Interés Público, por lo que se otorgarán beneficios fiscales a aquellas personas físicas o jurídicas que colaboren económicamente con dicho evento.

La hermandad de la Macarena quiere recordar todo lo que supuso hace cincuenta años aquella coronación, que es con toda seguridad la efeméride más importante, junto con la construcción de la Basílica, que ha vivido la cofradía. Fue en 1963, cuando se recibe por la hermandad la aprobación del papa Juan XIII de la coronación canónica de la Macarena debido a la devoción universal profesada por todo el orbe católico a la dolorosa sevillana. Tuvo lugar el 31 de mayo de 1964 en la Catedral, aunque estaba previsto que fuera en la Plaza de España, pero debido a un fuerte aguacero, tuvo que realizarse en el interior del templo. El acto estuvo presidido por el Cardenal Bueno Monreal, asistió Franco y las cámaras del NO-DO acudieron para grabar la ceremonia. Los padrinos fueron las Hermanitas de la Cruz y la Alcaldía sevillana; y se estrenaron para tan evento un nuevo paso de palio y un manto de salida conocido como «el de la coronación».