El origen del brote de listeriosis se sitúa en las mechadoras usadas por Magrudis

Los análisis revelan presencia de la bacteria en esta maquinaria utilizada para el relleno de la carne

El doctor José Miguel Cisneros, portavoz del comité de seguimiento de la Consejería de Salud/ Foto: Efe
El doctor José Miguel Cisneros, portavoz del comité de seguimiento de la Consejería de Salud/ Foto: Efe

Los análisis revelan presencia de la bacteria en esta maquinaria utilizada para el relleno de la carne

La identificación del origen del brote de listeriosis en mechadoras de la empresa Magrudis SL, de Sevilla, según los análisis preliminares, confirmaría la hipótesis de que esta crisis sanitaria se produjo por contaminación de los alimentos, según el doctor José Miguel Cisneros, portavoz de la Junta de Andalucía.

Cisneros ha explicado ese viernes, en una entrevista con Onda Cero, que este origen de la contaminación, confirmado a Efe por fuentes del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes) del Ministerio de Sanidad, ratifica que “lo más probable” era que la contaminación de este alimento se produjese “en la zona de producción y manipulación de esta carne”.

Su pronóstico es que “si no hay ninguna incidencia, a lo largo de la semana que viene” se puede producir “un descenso progresivo y espero que rápido del número de casos” de afectados por este brote de listeriosis.

Ha recordado que el último episodio de contaminación por listeria ocurrido en los Estados Unidos duró un mes y medio, aunque ha reconocido que el que se registra en España es “un problema de una dimensión importante por el número de personas afectadas”.

Cisneros ha matizado que, “afortunadamente, la mayoría de las personas que han sufrido esta infección están en sus casas, recuperadas o haciendo tratamiento”, porque la listerioris “cursa como una enfermedad leve.

Ha añadido que “la inmensa mayoría de los hospitalizados están en planta”, con una estimación de recuperación “de pocos días” y “de vuelta a casa”.

En su opinión, se han podido producir problemas en la transmisión “con precisión” de la “magnitud del problema y su pronóstico” entre diversos responsables sanitarios, como en el caso de que se haya podido producir contaminación cruzada entre el alimento contaminado y otros, pero ha insistido en su llamamiento a la tranquilidad porque aunque la bacteria listeria “tiene una extraordinaria difusión en la naturaleza, necesita para contaminar un alimento multiplicarse” en elevadas proporciones para poder “transmitir la enfermedad” a las personas.

Ha asegurado que “la complejidad de este brote” sólo se podrá conocer de forma rigurosa “cuando haya tiempo suficiente para analizar la ingente cantidad de documentación” que ha generado.

También ha reiterado que la embarazada “no corre más riesgo que una persona no embarazada” en el caso de la listerioris, pero se la somete a una “vigilancia más estrecha que a una persona normal” porque “el que corre riesgo es el feto, porque la bacteria cruza la barrera placentaria y puede causarle la muerte”.