La disensión en el PSOE de Málaga prende la batalla en las provincias

Miguel Ángel Heredia, el diputado que llamó «hijaputa» a Margarita Robles, no concurrirá al Congreso provincial

Susana Díaz presidió ayer la primera reunión de la nueva Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A
Susana Díaz presidió ayer la primera reunión de la nueva Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A

Miguel Ángel Heredia, el diputado que llamó «hijaputa» a Margarita Robles, no concurrirá al Congreso provincial

El secretario general del PSOE malagueño, Miguel Ángel Heredia, anunció ayer su retirada de la carrera por la reelección al frente de la formación, que dirige desde el año 2008, si bien mantendrá el acta de Diputado en el Congreso, donde fue apartado en junio de la secretaría general del grupo en la Cámara Baja, a la que había accedido en septiembre de 2015. Heredia cayó en desgracia con la victoria de Pedro Sánchez y su imagen se vio deteriorada al trascender la grabación en la que llamaba «hijaputa» a Margarita Robles, portavoz del PSOE en el Congreso.

Tras la reunión de la Ejecutiva provincial socialista convocada con carácter extraordinario en la tarde de ayer, el también diputado en el Congreso avanzó la puesta en marcha de los trámites previos a la convocatoria de primarias y posterior congreso provincial en los meses de septiembre y octubre, respectivamente. Heredia asumió la secretaría provincial socialista en el congreso del 2008 y hasta la fecha ha sido un claro apoyo de Díaz, por lo que era un secreto a voces que iba a dar un paso atrás tal y como viene reclamando el sector crítico de la provincia afín a Pedro Sánchez. De momento, hay un aspirante a sucederle en el cargo, la alcaldesa de la localidad malagueña de Benaoján, Soraya García Mesa, joven promesa socialista que no se ha posicionado en todo el proceso hacia la secretaría general socialista por Díaz ni por Sánchez, si bien se le vincula más a la presidenta andaluza.

García Mesa, que fuera coordinadora del Instituto Andaluz de la Juventud de la Junta de Andalucía en Málaga, reconoció ayer que «no voy a negar lo evidente» en alusión a la situación interna del partido, de la que dijo «hemos sido responsables y no hemos aireado que no era una buena situación». La regidora anunció a través de su cuenta de Facebook el pasado domingo, concluido el congreso, su intención de aspirar a la secretaría provincial. Avanzó entonces su propósito de conseguir el «imprescindible compromiso de todos» para garantizar la unidad de la formación política. Ayer se refirió a Heredia para admitir que no ha tenido ocasión de hablar con él y trasladarle su candidatura, algo que sí hizo con la secretaria general del PSOE andaluz. García Mesa no acudió en la tarde de ayer a la reunión extraordinaria de la Ejecutiva provincial socialista «porque tenía un compromiso previo adquirido con portavoces y cargos públicos de la comarca de Ronda».

Hasta la fecha, cuenta con el respaldo expreso de algunos dirigentes sanchistas de la provincia malagueña, como el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, o el secretario general del PSOE en Fuengirola, Javier García León. No obstante, no será a buen seguro la única candidata a dirigir al PSOE malagueño. Es cuestión de días que dé un paso al frente el delegado de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, que contaría con el beneplácito y respaldo oficialista de la Ejecutiva regional. El problema de los candidatos alternativos es que en el cónclave regional celebrado este fin de semana se ha aprobado que rija lo aprobado en el 38 Congreso y no en el 39 Congreso Federal, por lo que el mínimo para optar a las primarias será un 20 por ciento de los avales de la militancia y no el tres. Ruiz Espejo apeló ayer a la necesidad de ser «respetuosos» con la actual dirección provincial, al tiempo que manifestó no tener tomada decisión alguna al respecto, hasta tanto «se comunique cuáles son esos pasos que hay de cara al congreso por parte de dirección provincial actual».

Además hay un tercer aspirante en liza. Es el caso del recién nombrado secretario de Movimientos Sociales en la Ejecutiva federal, Ignacio López, líder del sector crítico malagueño y cabeza visible del sanchismo en Málaga que, de momento, guarda silencio sobre sus aspiraciones.

Málaga es la provincia en la que los sanchistas pueden tener más oportunidades, como ha quedado patente en el último Congreso regional. Pero no es la única provincia en la que se le está moviendo a Susana Díaz el patio trasero. El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, no repetirá como secretario general en Córdoba. Los «sanchistas» de esta provincia, aunque todavía no saben quién será su candidato, quieren disputar el liderazgo del PSOE cordobés al actual secretario de Organización del partido en la provincia, Antonio Ruiz, el único que ha anunciado su decisión de concurrir.

Susana Díaz, de estreno de ejecutiva

Susana Díaz presidió ayer la reunión de la nueva Ejecutiva regional. A su llegada a la calle San Vicente mostró su satisfacción por el cariño recibido por sus compañeros durante el XIII Congreso celebrado durante este fin de semana. La oposición se mostró crítica. La secretaria general del PP-A, Loles López, advirtió ayer de que el cónclave socialista ha puesto de manifiesto que el partido está atravesando «la crisis de los 40, parece que no ha madurado y que se mueve por las modas», al tiempo que puso de relieve las «divisiones» que afectan tanto a sus dirigentes como a sus militantes.El secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, afeó a Díaz que priorice el «nacionalismo» y no los «recortes del Gobierno del PP.