Política

La economía, un elemento de presión para el adelanto electoral andaluz

El Observatorio Económico prevé que la desaceleración se intensifique en los próximos meses

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, intervino ayer en la Sesión Solemne de Apertura del Curso Académico 2018-2019 de las Universidades Públicas Andaluzas (Foto: Efe)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, intervino ayer en la Sesión Solemne de Apertura del Curso Académico 2018-2019 de las Universidades Públicas Andaluzas (Foto: Efe)

El Observatorio Económico prevé que la desaceleración se intensifique en los próximos meses

Extremar la mirada es un ejercicio conveniente si se tiene que decidir abrir o no la puerta a un proceso electoral antes de lo que toca. La presidenta de la Junta y máxima dirigente del PSOE-A, Susana Díaz, que es quien en Andalucía tiene la potestad para dar ese paso, tendrá que atender a múltiples elementos, pulcras certezas en algunos casos y no tanto en otros, entre los que es previsible que se encuentre la economía. En ese plano, en un informe del Observatorio Económico de Andalucía (OEA) relativo al segundo trimestre de 2018 se apuntan datos que permiten aseverar que en aquel espacio temporal se confirmó una «desaceleración» que además «parece adquirir cierta intensidad», y que explican «principalmente» por «una menor aportación del sector exterior, tanto de las exportaciones de bienes como de servicios y, en particular, del consumo de los no residentes; y una compensación sólo parcial de la demanda interna, especialmente de la inversión». Pero los expertos del mencionado Observatorio no se quedan ahí. En su trabajo, consultado por LA RAZÓN y fechado el pasado 11 de septiembre, reflejan que los indicadores disponibles hasta ese momento informaban de «un crecimiento esperado para el tercer trimestre de 2018 similar al estimado para el segundo trimestre del año: una tasa de crecimiento en torno al 0,5%, manteniendo el ligero ajuste a la baja observado para el segundo trimestre y, a pesar de que las expectativas son positivas, no se puede descartar una revisión de esta previsión al 0,4%, especialmente después de los datos de empleo del mes de agosto».

Además, las previsiones para el resto del año en curso y para 2019 están marcadas, advierten, por «la intensificación de la desaceleración económica y por la acumulación de múltiples incertidumbres internas y externas, aunque el consenso de los analistas apunta a la continuidad de la recuperación, pero más moderada que en años anteriores». Tras hacer un repaso por los pronósticos vinculados a distintas economías, incluidas las de la eurozona y en concreto la de España, se centran en la comunidad, para anotar que son las expectativas para la región «son semejantes» a las estatales y pasan por una acentuación del frenazo.

«El consumo privado seguirá siendo el gran soporte de la economía andaluza, y podrá beneficiarse en el segundo semestre del aumento de las pensiones y del empleo público, aunque no se espera que su aportación aumente significativamente», exponen para añadir: «La inversión inmobiliaria también seguirá jugando un papel positivo, mientras que la empresarial no es previsible que aumente (tras el crecimiento de trimestres anteriores y las incertidumbres)». Se refieren luego a las inyecciones públicas para deslizar que éstas pueden subir, «desde niveles muy bajos», con «la aproximación de las elecciones municipales y autonómicas». Por el lado de la oferta, será de nuevo la construcción la que «contribuya de forma más significativa al crecimiento». En definitiva, el Panel de Expertos del OEA vaticina que el PIB regional alcance en 2018 «el 2,5% –dos décimas menos que en la previsión de mayo–», y el parón se incremente en 2019 «hasta el 2,1%». «En resumen, el panorama interno y externo es menos positivo que hace un año: se acentúa la desaceleración y podemos estar próximos a un cambio de ciclo. Y el problema es que seguimos manteniendo una elevada tasa de paro, no se ha producido un cambio significativo en la estructura productiva y no hemos abordado las grandes reformas económicas que España y Andalucía requieren», concluye con un toque de atención el informe. Lo dio también ayer el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, quien pidió a la Junta que despeje «cuanto antes» si habrá Presupuesto 2019 para tener «estabilidad y certidumbre» ante la «ralentización moderada» que ya sufre la economía.

Nuevo contrato para los comicios

La Consejería de Justicia e Interior ha licitado otro contrato cosido a las próximas elecciones andaluzas: busca quien realice «el diseño de los bocetos, audios, y plan de medios de las diferentes campañas informativas a realizar» con motivo de los comicios. El fin último: «Informar a la ciudadanía del citado proceso electoral de conformidad con» la legislación vigente. El importe total de la contrata es de 245.630 euros, IVA incluido y el plazo para presentar ofertas se agotó en agosto.