La Primarias del PSOE-A serán el 29 de julio y no habrá candidato oficial

Mario Jiménez, Griñán y Amparo Rubiales, en la Ejecutiva de ayer
Mario Jiménez, Griñán y Amparo Rubiales, en la Ejecutiva de ayer

El 29 de julio. Ése será el día en que el PSOE andaluz haga de nuevo «historia». La Ejecutiva Regional aprobó ayer por unanimidad convocar en esa fecha las primeras Primarias para designar al próximo cartel electoral para la Presidencia de la Junta, una vez que el actual presidente andaluz y secretario general de la formación, José Antonio Griñán, haya anunciado que se bate en retirada. Una elección en la que están llamados a participar entre 45.000 y 46.000 afiliados, ya que no se ha contemplado la posibilidad de celebrar ese proceso «a la francesa», es decir, abriendo la cita a los simpatizantes, como piden algunos sectores, por falta de normativa, según adujo el vicesecretario general, Mario Jiménez.

Este dirigente socialista fue el encargado de explicar que, pese a que al ser el PSOE-A un «partido de gobierno que está en el Gobierno –de coalición con IULV-CA–», existía la posibilidad estatutaria de no llevar a cabo las Primarias para señalar sucesor, opción que se ha descartado. Se harán con el pertinente «conocimiento», que no la autorización, por parte de la Comisión Ejecutiva Federal. El 2 de julio se convocará el Comité Director para aprobar el proceso y establecer un calendario. En la misma jornada se abrirá el periodo de recogida de avales, que se prolongará hasta el 17 de julio –cada posible aspirante tendrá que reunir unos 7.000–, del 22 al 28 se desarrollarán actividades internas para «que los militantes puedan conocer los proyectos y programas» de los candidatos que hubiere y el 29 se votará.

La Ejecutiva tomó otras decisiones de calado. Prescindirá de la capacidad que el texto estatutario otorga a ese órgano de proponer a una persona, potestad que tampoco ejercerá el Comité Director, máximo órgano entre congresos. Jiménez aseguró que la señalada como el relevo del presidente, la consejera de Presidencia y secretaria provincial de los socialistas sevillanos, Susana Díaz, no había mostrado su disposición a dar un paso al frente y rehusó pronunciarse sobre si es su apuesta. No hacía falta. El respaldo de la dirección andaluza a la titular de Presidencia ha sido evidente desde que Griñán hiciera pública el miércoles su decisión de no repetir.

Aclarada la naturaleza de la convocatoria, los pasos a seguir y los tiempos, la pregunta más repetida de la jornada fue el motivo de la precipitación. Sobre todo, si se tiene en cuenta que, por la mañana el presidente de la Junta repitió su intención de agotar la legislatura y llegar hasta 2016. Una «voluntad inequívoca» en palabras de Jiménez. ¿Cuál es el motivo entonces de las prisas? El vicesecretario general aludió a la «responsabilidad», a la necesidad del PSOE andaluz de estar «preparado» y tenerlo «todo despejado» para afrontar cualquier «contingencia» que pudiera producirse. Evitó situar entre ellas el que se produzcan novedades en la instrucción del «caso ERE». Sí dijo temer la «escalada» de presiones y de asfixia financiera a la que, a su juicio, somete el Gobierno de la Nación a Andalucía con decisiones «unilaterales». Preguntado expresamente si en el anuncio de Griñán había influido el no querer sentirse rehén de IU –la coalición ya ha comenzado a deslizar sus líneas rojas en los Presupuestos de 2014–, Jiménez insistió: «El partido y el presidente de la Junta quieren tener toda la capacidad de decisión ante cualquier contingencia que pueda aparecer en el horizonte». Externas e internas. Palabras de las que se puede deducir que no descartan un adelanto electoral. En cualquier caso, tal vez la verdadera razón de la estrategia seguida esté en su apostilla. «Sé –señaló– que esta decisión ha podido coger con el paso cambiado a muchas organizaciones», no al PSOE que ha tomado «la iniciativa política» y no estará sin líder en ningún momento. Fuentes del partido creen que Griñán volverá a acertar, como hizo al no hacer coincidir las últimas elecciones autonómicas con las generales en las que la franquicia se desplomó.

¿El envés? El despertar de sectores críticos, entre ellos el ex presidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla, que critican la inmediatez de un proceso «fraudulento» de Primarias que supone un «salto al vacío». Buscan candidato alternativo, entre ellos barajaban a la diputada y ex consejera de Bienestar Social, Micaela Navarro, y a la ex consejera de Gobernación y de Justicia en dos gobiernos de Chaves y que no es diputada de «motus propio», Evangelina Naranjo. De momento, es sólo humo.

De sus palabras se puede deducir que no descartan un adelanto electoral que aceleraría el relevo. En cualquier caso, tal vez la verdadera razón de la estrategia seguida esté en su apostilla. «Sé –señaló– que esta decisión ha podido coger con el paso cambiado a muchas organizaciones», no al PSOE que ha tomado «la iniciativa política» y no estará sin líder en ningún momento. Fuentes del partido creen que Griñán volverá a acertar, como lo hizo al separar las últimas elecciones autonómicas de los comicios generales en los que la marca se desplomó.

¿El envés? El despertar de sectores críticos que estaban deshilvanados y que critican la inmediatez de un proceso «fraudulento» de Primarias. Entre ellos se encuentra el ex presidente del Gobierno autonómico, José Rodríguez de la Borbolla, quien sostuvo que el golpe de timón de Griñán supone un «salto en el vacío» para el partido porque «ahora no es el momento de convocar Primarias a tres años vista de unas elecciones» y advirtió de que se generará una difícil «dualidad» si las gana la consejera de la Presidencia porque «no se va a saber quién manda» en el Gobierno. Fuentes consultadas por este periódico indican que esa dualidad se gestionará con una disminución en la agenda institucional de Griñán, a favor de Díaz, quien vería incrementada su labor y con ello ganaría en imagen.

Los críticos, por su parte, tienen varios temores: el miedo a la aparición de un «candidato de paja» y la sombra de no ser capaces de armar una alternativa. «Puede –se explican– que se presente un candidato pactado que luego se retire y salga Susana por aclamación». Podría ser el perfil del consejero de Agricultura, Luis Planas, quien preguntado por si aceptaría el envite de presentarse no respondió.

Por lo que respecta a la búsqueda de aspirante alternativo, en las últimas horas han barajado distintos nombres como el de la diputada y ex consejera de Bienestar Social, Micaela Navarro, o el de la ex consejera de Gobernación y de Justicia en dos gobiernos de Manuel Chaves y que no es diputada «motu propio», Evangelina Naranjo. De momento, es sólo humo y ganas de «dar la batalla».

De hecho, fuentes del ala veterana del partido dudan de que «se pueda montar una alternativa si las Primarias son en julio». «Es más –añaden– ni aunque fueran en septiembre sería muy factible». Admiten que «no hay datos» que lo indiquen ni quórum en torno a alquien que plante cara a Díaz.