Los «sanchistas» aceleran su ofensiva: suman un nuevo candidato en Almería

El ex diputado nacional Antonio López Olmo disputará la Secretaría General a José Luis Sánchez Teruel. El sector enfrentado a Díaz tiene cabezas visibles en tres provincias pero el 20% de avales es un factor disuasorio

Susana Díaz y Pedro Sánchez, durante el XIII Congreso regional que se celebró en Sevilla el fin de semana del 29 y 30 de julio
Susana Díaz y Pedro Sánchez, durante el XIII Congreso regional que se celebró en Sevilla el fin de semana del 29 y 30 de julio

La fractura interna que evidenció el XIII Congreso regional del Partido Socialista, en el que Susana Díaz revalidó la Secretaría General y prescindió de los «sanchistas» en todos los órganos de dirección del partido, acabó de espolear al sector afín a Pedro Sánchez, que se ha propuesto presentar candidato en todos los congresos provinciales. El último nombre se conoció ayer. El ex diputado nacional del PSOE Antonio López Olmo ha mostrado su intención de dar el paso adelante en Almería, una plaza política que no es fácil y en la que disputará la secretaría general a José Luis Sánchez Teruel, actual líder provincial y que cuenta con todo el apoyo de Susana Díaz. A falta de que comiencen en septiembre los procesos congresuales, con la primera parada en las primarias –que es la madre de la pelea–, los «sanchistas» tienen ya precandidatos en otras dos provincias. La ex edil del Ayuntamiento hispalense Eva Patricia Bueno peleará por la Secretaría General del PSOE sevillano, que actualmente ostenta Verónica Pérez, y el secretario general del PSOE de Aljaraque, José Martín, va a contender en Huelva con Ignacio Caraballo.

El sector «sanchista» se ha propuesto llegar a tiempo a los congresos que arrancan en el mes de septiembre y por este motivo están acelerando la visualización pública de los cabeza de cartel. No obstante, se trata de una carrera con muchos obstáculos. El más importante de todos es el suelo del 20 por ciento de avales necesario para presentar candidatura. El XIII Congreso Regional se decantó por esta opción en lugar del 3 por ciento que salió del 39 Congreso Federal de junio. La medida la esperaban los sanchistas porque se trata del principal muro de contención con el que cuenta Susana Díaz para frenar las candidaturas alternativas. Tal es así que en Sevilla, por ejemplo,es preciso reunir 2.100 avales, cuando Pedro Sánchez logró menos de 2.000 en las primarias. El sector afín a Pedro Sánchez se encomienda al efecto del voto oculto, tal y como ocurrió en las primarias del mes de mayo, pero antes deben salvar los avales y ahí sí hay que «retratarse» con el nombre y la firma, por lo que esto dificulta que al final puedan conseguir el objetivo de tener candidatos en todas las provincias que lleguen vivos a la votación de las primarias. En el sector oficialista del PSOE-A deslizan que con el larguero del 20 por ciento evitan «espontáneos». Fue el caso de Francisco Miguel Tirado, el militante del PSOE de Jaén que trató, infructuosamente, de disputar las primarias a la presidenta de la Junta. Los «sanchistas», sin embargo, creen que la barrera del 20 por ciento cercena la democracia interna del partido, por lo que han amagado incluso con acudir a la Comisión de Ética y Garantías de la organización.

Lo cierto es que el mapa de candidatos empieza a despejarse, pero aún quedan muchas equis sobre el tablero. En Málaga ya ha dado un paso adelante, como se esperaba, el delegado del Gobierno de la Junta en esta provincia, José Luis Ruiz Espejo. Este candidato oficialista se medirá en la carrera de las primarias con la alcaldesa de Benaoján, Soraya García Mesa. Pero García Mesa trata de mantener una equidistancia entre «sanchistas» y «susanistas» que la acercan más al frente oficialista. El candidato «sanchista» por tanto está por sustanciarse. En quien confía el sector afín a Pedro Sánchez es en el secretario de Movimientos Sociales de la Ejecutiva Federal, Ignacio López, pero éste aún no ha sucumbido, al menos oficialmente, a los cantos de sirena que le llegan desde dentro del partido y a través de las redes sociales. En Córdoba los «sanchistas» también han amagado con un candidato para hacer frente al secretario de Organización del PSOE en la provincia, Antonio Ruiz, aunque tampoco ha cobrado carta de oficialidad. Algo parecido sucede en Cádiz, una provincia que junto a Málaga cuenta con buenas perspectivas de cara al proceso congresual. Antes de la celebración del Congreso Regional de finales de julio salió al paso el nombre de Ricardo Carpintero para disputar la Secretaría General a Irene García. Carpintero es un histórico de UGT y secretario de Formación de la Ejecutiva local del PSOE. El sector «sanchista» tampoco ha ratificado aún su opción. El problema que ocurre en Cádiz es el mismo que en resto de las provincias. El listón de los avales es muy alto y los tiempos son muy ajustados. En esta provincia, por ejemplo, el pistoletazo de las primarias comienza el 4 de septiembre.