No supieron meterla

El Betis suma su primer punto en el campo del Alavés, de donde se marcha frustrado por las muchas ocasiones de gol desperdiciadas

Inui se lamenta tras fallar una clara ocasión de gol
Inui se lamenta tras fallar una clara ocasión de gol

Esta vez sí ocurrió lo que Quique Setién creyó ver en la jornada inaugural: el Betis mereció ganar en Vitoria y sólo la falta de acierto de sus atacantes, que se fueron sin inaugurar el marcador pese a disfrutar de media docena de ocasiones claras, le impidió convertir el merecimiento en tres puntos. No arranca el equipo, con el derbi asomando, pero hay motivos para ser optimista. Esta vez sí, repito.

Esta crónica podría escribirse, y faltaría espacio, sólo con la descripción de las oportunidades que dejó escapar el conjunto bético en el campo de un Alavés ramplón y cobarde, que sólo en la última media hora osó lazar algún zarpazo. Desde el minuto dos, cuando Francis se quedó solo ante Pacheco y le dio al muñeco, hasta el 85, cuando Loren ensayó una media vuelta fulgurante que tapó Maripán in extremis, el encuentro fue un monólogo bético, al son que marcó el exquisito fútbol de Canales. Con William Carvalho mucho más entonado que en el estreno –es más eficaz en la presión alta que en la defensa posicional–, los centrocampistas visitantes jugaron a placer una primera mitad en la que Júnior se hartó de penetrar por su costado y tras la que parecía increíble que el marcador continuase virgen.

Gustaba y se gustaba el Betis, que a la media hora deleitó con una triangulación de tiralíneas entre Carvalho, el inevitable Canales e Inui que el japonés malogró con un tiro demasiado cruzado. Se lo ve demasiado tímido al asiático, como si le pesase que el reto de jugar en un club mucho más relevante. Fue el primer relevo, con justicia, de un Setién que lo suplió con Sanabria y, a los treinta segundos del cambio, a punto estuvo de encontrar el gol con el paraguayo, que se cerró el ángulo mientras trataba de driblar al portero y permitió el salvamento de Duarte.

Es verdad, por poner un pero, que la segunda parte fue más igualada. Más que nada, porque era imposible que el Alavés dejase que el encuentro se terminase si pasar del centro del campo. Hubo un par de situaciones comprometidas resueltas por Pau López que señalaron, por cierto, la persistencia de ciertos desajustes en el sistema defensivo. Sin embargo, la prueba de que el Betis se dejó dos puntos fue que los vitorianos perdían tiempo en los minutos finales y alzaron los brazos alborozados cuando el árbitro pitó tres veces.

0 - Deportivo Alavés: Pacheco; Aguirregabiria, Laguardia, Maripán, Duarte; Jony (Twumasi, min. 86), Manu García, Wakaso, Ibai Gómez; Sobrino (Burgui, min. 71) y Borja Bastón (Guidetti, min. 63).

0 - Real Betis: Pau López; Mandi, Bartra, Feddal; Francis (Tello, min. 75), William Carvalho (Boudebouz, min. 81), Guardado, Junior; Canales, Inui (Sanabria, min. 60) y Loren.

Árbitro: González Fuertes (Comité asturiano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Wakaso (min. 40), Manu García (min. 47), Martín (min. 70) y al visitante Bartra (min. 23).

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mendizorroza de Vitoria ante 18.221 espectadores, con unos 200 seguidores béticos. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria en memoria de los ex jugadores y abonados del club albiazul fallecidos durante la pasada temporada.