Andalucía

Otro informe confirma el suspenso andaluz en abandono educativo

Sólo Baleares, Ceuta y Melilla tienen indicadores peores que la región, según el ministerio. La Junta busca reducir la tasa hasta el 15% con el horizonte de 2020

Sólo Baleares, Ceuta y Melilla tienen indicadores peores que la región, según el ministerio. La Junta busca reducir la tasa hasta el 15% con el horizonte de 2020

Publicidad

Que los estudiantes concluyan de forma satisfactoria la etapa educativa obligatoria cuándo y cómo toca es una asignatura pendiente en Andalucía. La situación ha mejorado en los últimos años, pero persisten los documentos con tozudas estadísticas que insisten en que la comunidad debe hacer los deberes en esa materia, al continuar en los puestos de cabeza en los «ranking» estatales. Uno titulado «Las cifras de la educación en España» relativo al curso 2014-2015 pero editado en 2017, accesible en el sitio web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, lo vuelve a ratificar. En él se asegura que el porcentaje de población de 55 a 64 años con nivel de formación en la segunda etapa de Secundaria y de educación superior es del «40,9%». Un indicador que se eleva en el caso del colectivo de los jóvenes de entre 25 a 34 años hasta el «65,6%». Por sexos, esos porcentajes variaron para las mujeres entre el 37,9% correspondiente a las de 55 a 64 años y el 71,4 ligado a las de 25 a 34. Los hombres, por su parte, se movieron entre 44,1% y el 59,8, respectivamente, de acuerdo a los datos que manejó el ministerio.

En ese mismo informe de principales resultados, consultado por LA RAZÓN, se señala que el indicador de abandono temprano de la educación, entendido éste como el porcentaje de la población de 18 a 24 años que no ha alcanzado el nivel de segunda etapa de Secundaria y no sigue ningún tipo de formación, se situó en 2015 en un «20%», hilvanándose al colectivo masculino el dato de un «24» y al femenino el de un «15,8%». Y respecto al porcentaje de ciudadanos de 30 a 34 años con nivel de formación de educación superior, se anota que éste alcanzó el «40,9%», un «47,1% para las mujeres» y un «34,8% para los hombres». En ambos casos se pone el foco en que existen «diferencias notables» entre las comunidades autónomas. A Andalucía se le adjudica una tasa de abandono temprano de la educación-formación al filo del 25%, lo que la coloca en una tercera plaza nacional, sólo por detrás de las Islas Baleares y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, ligeramente por encima de Extremadura. Con todo, desde el Gobierno autonómico se ha subrayado a menudo que para llegar ahí se ha logrado reducir el abandono escolar en 15 puntos, «acortando» la diferencia con la media nacional. De cara al futuro, la Junta se propone reducir esas bajas tempranas hasta el 15% en el horizonte de 2020, de acuerdo con la Estrategia Europea de Educación y Formación. Es un objetivo recogido en el Plan de Éxito Educativo de Andalucía. Habrá que ver los resultados del mismo, si el Ejecutivo aprueba o no.