Ángel Cuaresma rescata a los descartados e inocentes del siglo XXI en su pregón navideño

El popular periodista reivindica el apostolado de las pequeñas cosas ante la Patrona de Valladolid

De izquierda a derecha; Juan José Campesino, comisario provincial de Valladolid; Ángel Cuaresma, delegado del Grupo Intereconomía de Castilla y León; el alcalde Óscar Puente; Jesús Álvaro Sancho, párroco de San Lorenzo; Feliciano Trebolle, presidente de la Audiencia ded Valladolid; y el maestro belenista José María Villa Gil
De izquierda a derecha; Juan José Campesino, comisario provincial de Valladolid; Ángel Cuaresma, delegado del Grupo Intereconomía de Castilla y León; el alcalde Óscar Puente; Jesús Álvaro Sancho, párroco de San Lorenzo; Feliciano Trebolle, presidente de la Audiencia ded Valladolid; y el maestro belenista José María Villa Gil

El popular periodista de prensa, radio y televisión Ángel Cuaresma rescató a los descartados e inocentes del siglo XXI en su pregón de Navidad ante la Patrona de Valladolid, la Virgen de San Lorenzo.

Ante una iglesia abarrotada de fieles y personalidades el delegado del Grupo Intereconomía en Castilla y León reivindicó el apostolado de las pequeñas cosas.

Por este motivo, animó a los asistentes a contar «a sus hijos las pequeñas historias de la Navidad», cómo las vivencias que tuvieron María y José, que «sufrieron lo suyo y, miren por dónde, por problemas muy, muy parecidos a los que sufrimos dos mil años después».

En este sentido, Ángel Cuaresma puso como el ejemplo el empadronamiento o que nadie les diera posada, pese al avanzado estado de gestación de la Virgen. «Qué poco hemos avanzado en dos mil años -aseguró-, el egoísmo, la despreocupación, el supuesto vive y deja vivir son las graves enfermedades de nuestro tiempo. Hoy seguimos sin dar posada a los forasteros, miramos para otro lado ante el pobre que pide junto a la fachada de la Iglesia o cerramos nuestra casa violentamente cuando alguien llama al timbre para vendernos algo».

Aunque el periodista afirmó que lo que «más nos pone a todos la piel de gallina, porque lo vemos a nuestro alrededor, más cerca o más lejos, todos los días, es la matanza de inocentes».

Y es que según subrayó «ayer fueron los pequeños a manos de los soldados del rey Herodes; hoy, son los niños que mueren sin sabe lo que es Navidad, los que mueren de hambre, los que pierden la vida a chorras cuando naufraga una patera en el Estrecho. Y aquí seguimos deseándonos felices días pero odiándonos en la intimidad, comprando regalos para u nos y pretendiendo el mal para otros, invotando a comer a la familia y a los amigos pero incapaces de ayudar a un anciano a cruzar la calle».

Por todo ello, Ángel Cuaresma indicó que es momento de agradecer al Hijo de Dios viniera a salvarnos con «esas cosas pequeñas», cómo pueden ser «unos pocos euros, tener un ratito para conversar con ese al que tachan de loco o una tarde para visitar a un enfermo». «Esta es la auténtica Navidad y seguro que también para nosotros sería una forma de redescubrir estas fiestas», añadió.

Tras el pregón del periodista, el parróco de la Iglesia de San Lorenzo de Valladolid, Jesús Álvaro Sancho Cabezas, procedió a la bendición del Belén Parroquial realizado por el maestro belenista José María Villa Gil, uno de los nacimientos más visitados de la capital vallisoletana durante este periodo vacacional.