Fernández Carriedo reafirma el objetivo de alcanzar el millón de ocupados en 2019

Para conseguirlo el consejero de Empleo apuesta por mantener el ritmo actual de bajada de la tasa de paro

El consejero Carlos Fernández Carriedo preside el Consejo de Dirección Abierto de su ramo en Burgos / Junta de Castilla y León
El consejero Carlos Fernández Carriedo preside el Consejo de Dirección Abierto de su ramo en Burgos / Junta de Castilla y León

El consejero de Empleo de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, reafirma el objetivo de alcanzar el millón de personas ocupadas en Castilla y León en 2019. Así se pronunció en la celebración en Burgos de su tercer Consejo de Dirección Abierto a representantes de la sociedad civil.

«En los últimos años hemos avanzado en esa dirección», aseguró, aunque reconoció que «todavía no se ha conseguido» pero apuntó que «nos queda un año de legislatura». Los meses que vienen por delante, auguró el consejero, van a «ser muy importantes» porque «va a seguir bajando la tasa de paro y vamos a crear más empleo».

El Consejo, que contó con la presencia de representantes de 40 colectivos y medios de comunicación, tuvo como objetivo «fomentar la participación para que las decisiones de las Consejerías se mejoren teniendo en cuenta las propuestas de todos los ciudadanos».

En esta reunión, Fernández Carriedo puso encima de la mesa los tres retos que persiguen desde el Ejecutivo autonómico. Por un lado, se trabaja para seguir creando empleo porque «todavía hoy tenemos peores datos que antes de la crisis y, aunque estamos por la senda adecuada, aún hay mucha gente que no ha recuperado el trabajo que perdió en esos años», aseveró.

Asimismo, se comprometió a seguir haciendo todo lo posible por mejorar la calidad tanto de los puestos de trabajo que se consigan a partir de ahora como de los ya existentes, apostando por el empleo indefinido, a tiempo completo -a no ser que sea el trabajador el que quiera lo contrario- y con un nivel retributivo como el de 2007 que «aún no se ha conseguido, ni siquiera en el sector público, que sufrió un detrimento del 5 por ciento en sus nóminas y que, a un ritmo de crecimiento del uno y pico por ciento actual aún tardará unos ejercicios en recuperarse».

Finalmente, aseguró que a medida que baja el paro los que siguen desempleados merecen una atención especial y mayores esfuerzos para su integración.