La Diputación de Ávila favorece la formación de familias en prevención de drogodependencias

Las diez sesiones realizadas tuvieron hora y media de duración y estuvieron dirigidas por un psicólogo.

Jesús Manuel Sánchez Cabrera
Jesús Manuel Sánchez Cabrera

Las diez sesiones realizadas tuvieron hora y media de duración y estuvieron dirigidas por un psicólogo.

La Diputación de Ávila, que preside Jesús Manuel Sánchez Cabrera, atendió a catorce familias con 18 hijos en prevención de drogodependencias durante el curso escolar 2015/2016, dentro del marco del Programa Dédalo. De esta manera, son ya 130 los núcleos familiares que ha formado la iniciativa en esta materia desde su puesta en marcha en 2006.

Las diez sesiones realizadas tuvieron hora y media de duración y estuvieron dirigidas por un psicólogo. Su objetivo consistió en reforzar los lazos familiares y determinar la postura familiar respecto al consumo de drogas, de forma que los progenitores mejoren sus habilidades educativas en aspectos comunicativos y supervisión de comportamientos. Con este procedimiento se pretende «modificar los factores de riesgo y protección del entorno familiar».

La particularidad del Programa Dédalo radica en que las sesiones cuentan con la participación de los padres y los hijos, tanto de manera separada como conjunta. Así, estos últimos acuden individualmente a seis charlas, mientras que sus progenitores presencian diez. Con el fin de compartir experiencias y aprendizaje, ambos colectivos asistirán juntos a cuatro sesiones.

A través de los dos grupos de formación del programa, desarrollados en las localidades de Piedrahita y Cebreros, se contribuye a proporcionar a los padres herramientas que les ayuden en la labor de educar a sus hijos en la prevención del consumo de drogas, un aspecto que «por sus consecuencias adquiere especial relevancia», señalaron fuentes de la Diputación.