La Orquesta Sinfónica de Castilla y León promueve la enseñanza de música a los niños de cero a cinco años

Lo hará a través de dos talleres, uno dedicado a los sonidos medievales y, el otro, a la tradición navideña

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl) apuesta por la enseñanza de música a edades cada vez más tempranas, concretamente, entre los niños de cero y tres años. Los conciertos didácticos, para familias y para bebés; los conciertos participativos, ensayos abiertos o el abono de proximidad, entre otros, conforman un conjunto de actividades que, en colaboración con el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, pretende acercar una educación musical de calidad, principalmente a los jóvenes, además de propiciar el puro disfrute de escuchar de la música en vivo.

Pero ahora la Oscyl da un paso más y, a través de su área social y educativa, pondrá en función miento a lo largo de este curso académico dos talleres de iniciación en la música para los niños que tengan entre cero y cinco años, tanto en su vertiente de experiencia personal como de herramienta de utilidad académica. Los talleres programados, impartidos por profesores de la OSCyL, se celebrarán el 21 de octubre y el 16 de diciembre. El primero de ellos estará dedicado a la música medieval mientras que la segunda de las actividades tendrá a la música tradicional que escucha en Navidad, como protagonista, según apuntan fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo.

Cada una de las clases dividirá a los alumnos en varios grupos en función de sus edades: de cero a un año, de una a dos, de dos a tres y de tres a cinco, según las mismas fuentes. Objetivo: familiarizar con el lenguaje musical desde edades tempranas, ad más de desarrollar, aptitudes como la atención y la concentración. El Área Socioeducativa de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León se creó en el año 2010 con el objetivo de mejorar la vida de las personas y de Castilla y León, a través de la música. Se pretende garantizar el acceso universal a la música, para que llegue a todos los rincones y sea disfrutada por todas las personas, siendo una herramienta de integración y de cohesión social.