Castilla y León

PP y Ciudadanos salvan los presupuestos para 2018 que quería tumbar la izquierda

PSOE, Podemos e IU critican que no se reviertan los recortes y aseguran que las cuentas condenan a la Comunidad castellano y leonesa a «ser más pobre»

El portavoz del PP en las Cortes, Raúl de la Hoz, defiende los presupuestos de la Junta para 2018
El portavoz del PP en las Cortes, Raúl de la Hoz, defiende los presupuestos de la Junta para 2018 larazon

Como ya estaba previsto, Partido Popular y Ciudadanos salvaron los presupuestos para 2018 en Castilla y León al rechazar con rotundidad las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de oposición de izquierdas, PSOE, Podemos y Grupo Mixto, y que contaron con la abstención de la Unión del Pueblo Leonés (UPL). De esta manera, las cuentas superan este primer filtro y a partir de ahora arranca la tramitación de las enmiendas parciales por parte de los diferentes grupos políticos de cara al último pleno de las Cortes del año, que se celebrará los días 18 y 19 de diciembre, donde se dará de manera definitiva, luz verde a los presupuestos regionales.

Fue, como viene siendo habitual, un debate bronco entre dos frentes, la derecha y la izquierda, con unas posturas claramente definidas por ambas partes. Tras una presentación de la consejera Pilar del Olmo, donde volvió a reiterar el crecimiento de Castilla y León para el próximo año, aunque reconoció también la incertidumbre por lo que pueda pasar en Cataluña, tanto los representantes de PSOE, Podemos e IU, señalaron que las cuentas además de aumentar el déficit, no revierten los recortes, además de hacer más pobre a la comunidad castellano y leonesa.

Los populares Raúl de la Hoz y Salvador Cruz fueron los encargados de afear a la oposición con unos argumentos que calificaron como «los mismos de otros años», además de tildar de «mantra» que se hable de que no se han revertido los recortes, cuando la economía crece y se crea empleo. De la Hoz acusó al PSOE de crear más paro cuando gobiernan, además de «carecer de una alternativa coherente», y recalcaron que se haya recuperado un 60 por ciento del empleo perdido durante la crisis para rebatir que las cuentas son sociales, cuando Sanidad, Educación y Familia cuentan con un montante económico muy importante, informa iCAL.

Tudanca recibió la crítica de Raúl De la Hoz por presentar en «treinta segundos» su modelo fiscal, si bien tanto él, como después Salvador Cruz, rechazaron que en Castilla y León los ricos paguen menos, a la vez que defendieron que es la segunda autonomía, detrás de Madrid, que menos impuestos pagan en el IRPF, así como avanzar en la reducción, en lo que van de la mano en el acuerdo con Ciudadanos.

Poco antes, el portavoz socialista acusó a la Junta y al PP de mentir «por encima de sus posibilidades», criticó que «le da todo igual», al presentar las mismas cuentas en el año de la peor sequía, pérdida de población o empleo precario, y concluyó que su grupo no va a «permitir que se falte a la palabra» y no se cumpla con lo firmado, donde recogió el pacto industrial, con el plan de retorno de talento y el gasto tecnológico, y el Plan de Inversiones Sociales Prioritarias.

Por su parte, Pablo Fernández, de Podemos, acusó al PP de empobrecer a Castilla y León a «macha martillo» con su política que destacó se basa en el «incumplimiento, el caos, el desorden y la desigualdad» y reivindicó «otra forma de hacer política».

«Nos gustaría un presupuesto fruto del diálogo», aseveró Sarrión, quien aseguro que los tibios datos de la mejora no llegan a las familias, pero añadió que la recuperación a la que apunta el Gobierno «es una cronificación de la precariedad».

Mientras, en la explicación del voto, el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, pidió una reflexión para explicar a la gente que existe una Cámara con un empate entre los grupos de la oposición y el PP y acusó a PSOE, Podemos e IU de una «escenografía» y de «aparentar» que se trabaja, para defender lo que hace su grupo de «influir de forma positiva».