Silván destaca la necesidad de adiestrarse bien para hacer frente a los ciberataques

El alcalde de León anima a estrecha lazos entre España y el resto de países en esta materia

De izq. a dcha. José María Lassalle, Antonio Silván, Teresa Mata y Alberto Hernández en la inauguración de la cita
De izq. a dcha. José María Lassalle, Antonio Silván, Teresa Mata y Alberto Hernández en la inauguración de la cita

Antonio Silván destacó la necesidad de adiestrarse bien y tener una buena formación para hacer frente a los ciberataques. El alcalde de León animó, durante la inauguración del Cybersecurity Summer BootCamp a estrechar lazos entre España y el resto de países en esta materia.

Silván recordó también que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), afincado en la capital leonesa, gestionó el año pasado más de 110.000 incidencias de este tipo, por lo que puso de relieve la importancia de este tipo de citas, en la que participan durante los próximos días más de 300 personas llegadas de 30 países, que podrán disfrutar de 96 talleres con conferencias técnicas y más de 20 charlas.

Por otro lado, el secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, José María Lasalle, presente también en la apertura del acto, defendió terminar con la brecha de género y las prácticas machistas en el sector como «obligación» para poder «construir un entorno de confianza digital».

Lasalle reconoció que la respuesta que se ha venido dando en los últimos años en materia de ciberseguridad «es exitosa» y se ha conseguido dar forma a una estrategia nacional de respuesta al cibercrimen, así como consolidar «los pivotes» para defendernos, como es el caso del Incibe, que ha mostrado un importante crecimiento en su presencia.

Sin embargo, reclamó ser «más imaginativos» y dejar a un lado «reflexiones reactivas» y diseñar herramientas de ciberprotección «desde una óptica multidisciplinar y transversal».

Para ello, entre otros aspectos, reclamó una respuesta al sexismo digital que debe ser «general y exhaustiva» desde los inicios de la producción tecnológica hasta las conductas que circulan por las infraestructuras cibernéticas.

Y es que, a juicio de Lasalle, las comunidades digitales deben ser «seguras pero también diversas», y lamentó la «excesiva masculinación tecnológica» y el «exceso de testosterona digital» que deberá ser combatida «con vehemencia».