MENÚ
lunes 22 julio 2019
12:10
Actualizado

Barça y Unicef demuestran a través de una investigación que el deporte en equipo mejora el aprendizaje y el desarrollo de los niños

“Los deportes de equipo que se apoyan en relaciones de afecto ayudan a empoderar a los niños y a que desarrollen una imagen positiva de sí mismo”

  • Michael Robinson expone el informe “Entrar en juego”, que han elaborado la Fundación Barça y Unicef, que dice que el deporte en equipo mejora el aprendizaje y el desarrollo
    Michael Robinson expone el informe “Entrar en juego”, que han elaborado la Fundación Barça y Unicef, que dice que el deporte en equipo mejora el aprendizaje y el desarrollo

Tiempo de lectura 2 min.

28 de marzo de 2019. 15:24h

Comentada
28/3/2019

Ya lo decían en la Antigua Roma: “Mens sana in corpore sano”. Pero para verificarlo, el Fútbol Club Barcelona (FCB), a través de la Fundación Barça, y UNICEF han presentado hoy un documento pionero sobre deporte y desarrollo: El informe ‘Entrar en el juego’. Se trata de un estudio iniciado en el 2017 y que analiza las claves de las actividades deportivas para optimizar el impacto de éstas en la vida de niños y jóvenes.

La influencia del deporte en este colectivo, según el informe, se puede diseccionar de una manera más clara en cuatro ámbitos: en el aspecto educativo, en el de la inclusión social, en el de la protección de la infancia y en el empoderamiento.

En cuanto a la educación, el estudio asegura que en “los países de ingresos altos, se establece un vínculo positivo entre el deporte y el rendimiento académico”. Sin embargo, prosigue la investigación, en otras regiones no aporta un beneficio evidente en los resultados educativos.

Para una mejora en este apartado, el documento sugiere trazar objetivos claros y realistas, pensar a largo plazo e indagar todavía más en la investigación.

Asimismo, en ‘Entrar en el juego’ se concluye que los programas deportivos facilitan la inclusión social porque apuntalan “el sentido de pertenencia y aceptación” con la comunidad.

Pero el estudio plantea un reto a este respecto: incorporar a la práctica deportiva a los colectivos susceptibles de ser excluidos (como por ejemplo a las mujeres o a los jóvenes LGBTQi).

Sobre la protección de la infancia, el documento subraya que el deporte es positivo, ya que ayuda a reducir en ellos las conductas de riesgo (delitos menores o drogadicción) y la violencia de género.

Del mismo modo, el estudio asevera que “los deportes de equipo que se apoyan en relaciones de afecto ayudan a empoderar a los niños y a que desarrollen una imagen positiva de sí mismos y se motiven gracias a dominar una modalidad deportiva”.

El Barcelona y UNICEF iniciaron su vínculo en 2006, y el trabajo de la Fundación Barça junto al organismo internacional no acaba con la elaboración de este documento.

Ambas entidades ya han establecido la siguiente fase de trabajo, que entre otros aspectos, incluye elaborar la segunda parte de este proyecto de investigación.

Últimas noticias