MENÚ
martes 20 noviembre 2018
22:59
Actualizado
  • 1

Cuenta atrás para la reapertura del mercado de Sant Antoni

El próximo 23 de mayo abrirá sus puertas con una muralla del siglo XVII recuperada

  • Cuenta atrás para la reapertura del mercado de Sant Antoni

Tiempo de lectura 2 min.

16 de mayo de 2018. 07:36h

Comentada
D.J.F. .  16/5/2018

Todo marcha según los planes por primera vez en más de ocho años. Algo así quiso constatar ayer el Ayuntamiento en la visita al mercado de Sant Antoni. El próximo 23 de mayo abrirá su puertas. El concejal de Comercio y Mercados, Agustí Colom, afirmó que «será el mercado más moderno de Barcelona».

De puertas adentro, falta por vestir las 52 paradas de producto fresco -que abrirán de lunes a sábado entre las 8 y las 20 h- y el centenar de paradas de los «encantes». En el exterior ya están prácticamente terminadas las marquesinas del mercado dominical del libro y se está terminando de urbanizar los entornos y las cuatro plazas de uso público que se abrirán en las cuatro esquinas del mercado. La rehabilitación del popular mercado ha sido una obra considerable para la ciudad. Sant Antoni es el mercado más grande de Barcelona. Al fin y al cabo, alberga a tres mercados en su interior: producto fresco, «encantes» y el dominical. Es decir, más de 12.000 metros cuadrados y una superficie comercial superior a los 5.000 metros cuadrados.

El interior se ha modernizado completamente. Los comercios de los «encantes» se integran en el edificio siguiendo el perímetro del mercado y ya no tendrán que montarse y desmontarse cada día. Sin embargo, hay un centenar de paradas que continuarán situadas en el exterior, en las nuevas marquesinas de la calle Tamarit. Los comerciantes de los «encantes» abrirán los lunes, miércoles, viernes y sábados.

Los visitantes y clientes del mercado tendrán la posibilidad de atravesar por bajo tierra el mercado desde las calles de Urgell y Manso. En el vestíbulo de la planta -1 se ha creado una nueva calle subterránea que tiene como principal atractivo una muralla recuperada del siglo XVII. Este espacio estará conectado con el mercado, dará acceso al supermercado y servirá para llegar -a través de rampas mecánicas- al aparcamiento. El mercado dominical, después de todos estos años en la carpa provisional de Comte d’Urgell, se ubicará en cuatro líneas de marquesinas en cada una de las cuatro fachadas del mercado.Así, el mercado providional cerrará definitivamente su puertas el próximo 19 de mayo. Según el concejal, Agustí Colom, finalmente la obra del mercado y la transformación de las paradas habrá costado 80 millones de euros. Aparte, se han invertido 3,5 millones de euros para urbanizar los entornos con la construcción de una superisla. A todas estas cifras hay que sumar la inversión individual que ha hecho cada paradista, que tiene un coste de 1.500 euros por m2, y también el presupuesto del supermercado.

Últimas noticias