El Parlament investigará el espionaje de los Mossos d'Esquadra

C's registra la petición para crear una comisión pero precisa del apoyo de PP, PSC y los comunes

Imagne de la apertura de la puerta del despacho del presidente del Parlament, Roger Torrent
Imagne de la apertura de la puerta del despacho del presidente del Parlament, Roger Torrent

C's registra la petición para crear una comisión pero precisa del apoyo de PP, PSC y los comunes.

Inés Granados - El líder de ciudadanos, Albert Rivera, anunció ayer en rueda de prensa tras la reunión del Comité Permanente de la Ejecutiva nacional del partido que su formación demandó la creación de una comisión en el Parlament que investigue el supuesto «espionaje político» que llevaron a cabo los Mossos d’Esquadra a personas contrarias al proceso soberanista de Cataluña.

Esta trama se destapó gracias a la documentación incautada que la policía catalana se disponía a destruir en la incineradora de Sant Adrià del Besós el pasado 26 de octubre, la víspera de la votación en el Parlament de la declaración unilateral de independencia (DUI).

La Policía Nacional, que evitó que los Mossos d’esquadra destruyeran esta información remitió un informe a la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela en la que se concluye que la policía catalana controlaba a políticos de PP, C’s, PSC,y PDeCAT además de periodistas, abogados y dirigentes sindicales.

«En democracia es intolerable que un gobierno se dedique a hacer espionaje político, en este caso, además un gobierno autonómico que ni siquiera tiene competencias para ello y, por supuesto, mucho menos hacerlo por motivos políticos» arguyó el líder de C’s y apuntó «supone una afrenta al orden constitucional y al respeto a la intimidad de las personas».

Rivera recordó que para que su iniciativa prospere será necesario que la respalden tres grupos parlamentarios y desveló que espera contar con el respaldo del PP, PSC y Podemos.

C’s busca que con la creación de esta comisión se investigue quién dio la orden de seguir a estas personas, si hay o no consecuencias penales, si existe documentación que acredite que se produjo el espionaje y quién va a asumir responsabilidades por «semejante barbaridad».

El portavoz del Sindicato de Policías de Cataluña (SPC) fue el último en presentar una querella por este tema después de que su nombre apareciese en un archivo sobre supuestos espionajes que la policía catalana pretendía calcinar el pasado 26 de octubre. Con esta, ya son siete las denuncias interpuestas por este tema.

«La realización de estos seguimientos a un miembro policial, que es portavoz y secretario de un sindicato de Mossos d’Esquadra, que ejerce su cargo en defensa de sus afiliados, supone tal gravedad que puede llegar incluso a vulnerar el derecho de defensa de los afiliados que representa» apunta la querella a la que tuvo acceso Efe.

En el escrito, redactado por el abogado José María Fuster- Fabra, que asesora desde hace años al SPC, se subrayó que este sindicato siempre se ha caracterizado «por su posición independiente y, cuando ha hecho falta, crítica respecto a cuantas tomas de decisión significan apartarse de la estricta labor policial y la obediencia al ordenamiento jurídico» y por ello, se exige que se abra una investigación para descubrir a los responsables.

«La realización de estos seguimientos a un miembro policial, que es portavoz y secretario de un sindicato de los Mossos d'Esquadra, que ejerce su cargo en defensa de sus afiliados supone tal gravedad que puede llegar incluso a vulnerar el derecho de defensa de los afiliados» se remarcó en la querella y se subrayó la «gravedad» que supone que se hayan tilizado recursos público para «espiar» a un agente de los Mossos d'Esquadra.

El primero que destapó estos supuestos abusos por parte de la policía catalana fue el ex presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), José Ramón Bosch, que interpuso una denuncia contra los Mossos d’Esquadra porque le siguieron para vincularlo a la extrema derecha y desacreditarlo. A esta querella se sumaron la del secretario general del SPC, David José, su esposa- por el supuesto espionaje del que también fue víctima su hijo menor de edad – el propio abogado José María Fuster, la plataforma Barcelona con la Selección y el periodista Albert Castillón.

Siete querellas hasta el momento

Con la querella interpuesta por el portavoz del SPC, David Miquel, ya son siete las querellas que se acumulan contra el espionaje a políticos orquestado por los Mossos d'Esquadra. Todo ellogracias a que la Policía incautara documentos que iban a ser destruidos el 26 de octubre.