El Parlament pide que la «estelada» no se prohíba en los campos de fútbol

El Parlament reconoce la «estelada» como símbolo que representa una reivindicación «democrática, legítima y legal»
El Parlament reconoce la «estelada» como símbolo que representa una reivindicación «democrática, legítima y legal»

La comisión estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte suele considerar de «alto riesgo» los partidos del Real Madrid-FC Barcelona. Para evitar altercados, los encargados de la seguridad del Santiago Bernabeu someten a un exhaustivo control a los aficionados azulgranas –lo mismo sucede en el Camp Nou a la inversa–. Se revisan las mochilas y se requisan las «estelades».

«Las del triángulo azul están prohibidas», avisa un vigilante en la puerta. Se permite entrar «senyeres», pero las banderas independentistas se requisan con el pretexto de evitar provocaciones. El Parlament de Cataluña lanzó ayer un desafío a esta regla no escrita al reclamar a los gobiernos de Artur Mas y Mariano Rajoy que respeten la «estelada» y velen por que sea tolerada en eventos deportivos, después de aprobar una resolución en la que reconoce la enseña independentista «como un símbolo que representa un anhelo y una reivindicación democrática, legítima, legal y no violenta de Cataluña». La propuesta, presentada por ERC, aunque transaccionada con CiU y PSC, fue aprobada por la comisión de Asuntos Institucionales, con los votos de estos tres grupos más ICV. Los populares y Ciutadans votaron en contra, mientras que la CUP no estaba.

Los socialistas catalanes, inmersos en una crisis por divergencias por la consulta, en esta ocasión se unieron al bloque soberanista.

Hace cinco días, el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, en su visita a Barcelona, pedía «sentidiño» a los políticos catalanes, lo que viene a ser el «seny» catalán. Pero la resolución que reconoce la «estelada» tiene más de «rauxa». Insta al Gobierno «a investigar y adoptar las medidas correspondientes en aquellos casos en que los cuerpos y fuerzas de seguridad han impedido la exhibición en acontecimientos públicos deportivos de símbolos y banderas que, como las "estelada", representan anhelos plenamente democráticos y pacíficos para que no se repitan».

Y como, hace dos días, el portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, se quejaba de que Rajoy es el presidente del «no a todo», la resolución también pide a la conselleria de Interior que haga «las gestiones oportunas ante el Gobierno para garantizar que los aficionados catalanes no sean impedidos ni sancionados por el hecho de exhibir "estelades"en otros campos de fútbol o manifestaciones deportivas». Para blindarse ante los radicales, se limita a añadir que «el Govern tiene que velar para que los ciudadanos de Cataluña no sean perturbados indebidamente en su ejercicio del derecho a la libertad de expresión».