La nueva CDC afronta un fin de congreso plácido y previsible

El duelo Conesa-Vila, la única batalla incierta para la presidencia de la Diputación

Mas y Puigdemont, que aumenta su influencia sin despeinarse, dirigirán el nuevo partido desde un segundo plano
Mas y Puigdemont, que aumenta su influencia sin despeinarse, dirigirán el nuevo partido desde un segundo plano

El duelo Conesa-Vila, la única batalla incierta para la presidencia de la Diputación

Podrán decir que las bases de la nueva Convergència ya no asienten sin rechistar a todas las decisiones que toma la dirección, que se vivió un tenso debate a la hora de elegir el nombre del nuevo partido y que la vieja guardia será relegada el próximo fin de semana por un elenco de treintañeros y cuarentones, principalmente, del territorio –hay siete alcaldes de la órbita de Carles Puigdemont en la candidatura que lideran Marta Pascal y David Bonvehí, el dúo que tiene más opciones de tomar las riendas del Partit Demòcrata Català (PDC), el próximo sábado–. Pero digan lo que digan, Artur Mas seguirá al frente del partido como presidente y el congreso fundacional acabará el fin de semana de una manera plácida. Tan plácida que se prevé insulso y aburrido. Será mucho más entretenido el congreso de los podemitas, que también se celebra el próximo fin de semana, y donde se enfrentan hasta cinco candidatos para liderar el partido en Cataluña.

Las candidaturas que optan a los cargos de dirección del PDC empezarán hoy sus actos de presentación por toda Cataluña. Arrancarán en Girona, el martes estarán en la Federación del Alt Pirineu y Lleida; el miércoles, en Barcelona, y el jueves, en Tarragona y L’Ebre.

El tándem que forman Mas y Neus Munté para ocupar la presidencia y vicepresidencia, cargos que tienen función representativa, no tiene adversario. La candidatura favorita a la dirección, que forman Pascal y Bonvehí, se enfrentará a la liderada por el presidente de Reagrupament, Ignasi Planas, que además de no tener apenas opciones de ganar, sus contrincantes ya le han comunicado que no prevén ningún acercamiento. El duelo más interesante será por la presidencia del Consell Nacional, a la que se presentan la presidenta de la Diputación, Mercè Conesa, y el conseller de Cultura, Santi Vila, que tras haber sido alcalde de Figueras, ahora sopesa presentarse a las primarias para ser candidato a la alcaldía de Barcelona. Es un cargo de gran influencia puesto que conduce los debates internos. Quedará por elegir al Defensor de los asociados.