Política

«Los jóvenes ven las TIC como parte de su vida; los mayores han aprendido a usarlas»

Entrevista con Irene Manterola, directora de Marketing de Wiko.

Irene Manterola
Irene Manterola

Entrevista con Irene Manterola, directora de Marketing de Wiko.

El primer estudio 'Generación Game Changer by Wiko' ha analizado los hábitos y normas que han cambiado en los últimos años debido al uso del móvil y la principal conclusión de este informe apunta que son los catalanes entre 45 y 55 años , la llamada generación X, los que mejor han sabido adaptarse a las innovaciones tecnológicas aplicándolas para su beneficio sin perder el contacto con su entorno.

-¿Existe una dependencia del móvil? ¿Y el grado de dependencia va asociado a la edad del usuario?

-Las personas que han participado en nuestro I Estudio Generación Game Changer by Wiko –2.000 individuos de entre 18 y 55 años de toda España– han reconocido abiertamente que sí, que se perciben a sí mismos dependientes del móvil, de hecho el 72% de los catalanes así lo ha indicado. Además, a menor edad, mayor interés despierta el smartphone, y es que el 87% de los jóvenes de entre 18 y 24 años reconoce tener necesidad de estar permanentemente conectado. Este dato es muy diferente conforme aumenta la edad, ya que solo el 61% de los mayores de 45 años reconoce sentir esa dependencia .

-¿Ello nos lleva a tener la sensación de que no podemos prescindir de él?

-Efectivamente, esta sensación de dependencia que se tiene a nivel general hace que solo el 12% de los catalanes asegure que podría vivir sin su móvil, una cifra realmente pequeña, aunque similar a la media española (13%). Aquí la diferencia de edad vuelve a ser clave, ya que mientras el 41% de los centenials reconoce que, como mucho, podría prescindir unas horas del smartphone, por su parte el 30% de los componentes de la generación X comenta que podrían llegar a estar un día entero sin él.

-¿Cuándo solemos usar más nuestro smartphone, en qué momento del día? ¿Cada cuánto lo consultamos?

-El móvil se mira, de media, cada 44 minutos, aunque los mayores de 45 años suelen tardar algo más, unos 51 minutos. Y los momentos en los que más se consulta es justo antes de ir a la cama (84%) y mientras se ve la televisión (78%).

-En este contexto, un uso intensivo y demedido del móvil puede llevar al usuario a alejarse de la realidad. ¿Somos conscientes de ello?

-Los usuarios son conscientes de que deben ser responsables en cuanto al uso de las TIC. Los jóvenes hacen una lectura más crítica de la tecnología y el 47% de los millenials cree que este uso masivo hace que se pierda contacto con la realidad. Sin embargo, el 64% de los mayores (entre 45 y 55 años) asegura que las nuevas tecnologías ayudan siempre que se usen con responsabilidad.

-Sin embargo, ¿valoramos las aplicaciones y cualidades positivas de la tecnología?

-Sí, se valoran porque a rasgos generales ayudan en el día a día. Sin embargo, los millenials son bastante críticos y el 64% considera que su uso nos vuelve más pasivos y cómodos, sin darse cuenta, tal y como hacen los mayores, que un uso responsable en realidad estimula y motiva el aprendizaje.

-¿Existe pues una generación que ha sido capaz de integrar con mayor eficacia el uso del móvil en su vida, que hace un mejor uso de la tecnología y que, contrariamente a lo que cabría pensar, no es la generación más joven?

-Por supuesto, la generación X, las personas entre 45 y 55 años. Se trata de un grupo de edad que no vivió una infancia repleta de tablets o smartphones, sino cuyo primer móvil fue ya en edad más adulta. Aprendieron a incluir este tipo de dispositivos en su vida, y no al contrario. Son responsables, saben que las nuevas tecnologías están a su servicio para facilitarles la vida, para realizar gestiones, y actúan en consecuencia.

-¿Cómo se explicaría esta paradoja, que no sea la generación que ha crecido y se ha criado con esta tecnología la que mejor uso hace de ella y más beneficio le saca?

-Precisamente porque los más jóvenes ven las TIC como parte de su vida, como una necesidad, casi un imperativo. Los mayores ya tenían una rutina, otros mecanismos a través de los cuales realizar su trabajo, estar en contacto con sus conocidos o reservar un viaje, y lo que han hecho ha sido aprender a usar los distintos gadgets a su disposición para mejorar esta experiencia. Sin embargo los jóvenes no han conocido otra forma de comunicación, de relación con el entorno. Ahora cada vez hay más jóvenes que quieren volver a tomar el control, y tienen al mejor ejemplo en la generación X.