MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
15:57
Actualizado
  • 1

Nidos de murciélagos para luchar contra los mosquitos

El Ayuntamiento coloca una veintena de estructuras en los huertos urbanos para evitar la proliferación de insectos y el uso de pesticidas

  • La población de murciélagos en Barcelona se ha visto reducida en los últimos años a causa del cambio climático
    La población de murciélagos en Barcelona se ha visto reducida en los últimos años a causa del cambio climático
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

01 de febrero de 2016. 13:23h

Comentada
Barcelona. 1/2/2016

Casi una veintena de huertos urbanos en Barcelona cuentan desde esta semana con torres nido para murciélagos. Son unas estructuras de madera de tres metros de altura que permiten que estos animales se aíslen de las bajas y de las altas temperaturas. Con su presencia el Ayuntamiento espera pode combatir la población de mosquitos e intentar preservar, al mismo tiempo, la biodiversidad de la fauna urbana. Así, los murciélagos, que se alimentan únicamente de insectos voladores, evitarán, en teoría, posibles plagas. Los murciélagos han sido una constante en Barcelona, sin embargo, en los últimos años su población se ha visto reducida a causa del cambio climático.

Los murciélagos pueden llegar a comer un millar de insectos al día. De hecho, el 60 por ciento de su peso se forma de aquello que han comido la noche anterior. Eso sí, apenas pesan cuatro gramos gracias, precisamente, a que su alimentación se basa fundamentalmente de insectos voladores. No son peligrosos ni agresivos, sólo hay que evitar tocarlos con las manos para ahorrarse su enfado y un eventual mordisco. En Barcelona conviven hasta ocho especies diferentes y su elevado consumo de insectos permite reducir el número de mosquitos y tener un control y, así, se evitan plagas que transmiten los mosquitos. Los más abundantes en la ciudad son el murciélago común (Pipistrellus pipistrellus), el murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii) y el murciélago soprano (Pipistrellus pygmaeus). Las tres especies de quiróptero se suelen refugiar en grietas en las piedras, bajo la corteza de los árboles o en las construcciones cercanas ( tejados, bajo puentes o en fisuras abiertas en las paredes).

Las torres también se podrán aprovechar para añadir cajas nido de pájaros insectívoros, ya que estarán equipadas con una doble caja nido, con posibilidades de ser incluso ampliada. Está hecha de madera procedente de bosques de explotación sostenible.

Los murciélagos hibernan y lo hacen normalmente en cuevas o cavidades profundas que les garantizan una temperatura constante durante el invierno y cierto grado de humedad. Estos refugios de hibernación se sitúan fuera del tejido urbano y por tanto, esta es la mejor época para llevar a cabo la instalación de las estructuras. Así una vez los murciélagos se despierten del período invernal dispondrán, cuando retornen, a la ciudad dispondrán de nidos ya instalados, en los que se espera que puedan formar colonias de cría.

Ubicación

Las estructuras constan de dos cajas y un palo de madera de tres metros. De esta manera, los murciélagos descansan en altura y tienen suficiente espacio para despegar. Encima de las cajas, se ha puesto un pequeño techo que les permite aislarse del calor. En estos espacios caben unos 300 animales. La puesta en marcha de estas torres nido permitirá que los agricultores de los huertos urbanos no tengan que utilizar pesticidas y practicar así una agricultura ecológica. Este es el caso de los huertos de Can Soler, de Collserola y de Pedralbes, entre otros. Y también de espacios verdes como el vivero de los Tres Pins o el solar de Germanetes en la calle Comte Borrell.

Últimas noticias