Uvas entre bambalinas

El espectáculo «Splenda», del Mag Lari, ha obtenido un enorme éxito de crítica   y público
El espectáculo «Splenda», del Mag Lari, ha obtenido un enorme éxito de crítica y público

El Fin de Año es una oportunidad única de ser alguien diferente, o al menos esperar ser alguien diferente, sí, alguien mejor, y continuar así durante los 365 días restantes. Y no hay mejor manera de practicar que ir a un teatro y ver cómo lo hacen los profesionales, los actores, y aprender cómo fingen ser otra persona. Es lo mejor para coger fuerzas y creer que sí se puede ser otro, alguien más valiente, más listo, que no fume, que vaya al gimnasio y que no se pase con los muffins. Por eso, desde hace un lustro, acabar el año en un teatro es una de las opciones más populares y singulares a un tiempo.

Oferta variada

No hay excusa. La cartelera ofrece las mil y una alternativas para un fin de año entre bambalinas. La oferta se ha triplicado en apenas cinco años y de ser algo residual ahora involucra a la casi totalidad de los teatros. En el Borràs, por ejemplo, ofrecen un poquito de magia con «La gran ilusión» de la mano del televisivo Antonio López, en un montaje de gran carga audiovisual. También magia, pero un poco más «Viva Las Vegas» es «Splenda», del Mag Lari, que regresa estos días al Teatre Condal con su espectacular homenaje a Michael Jackson. Esta obra ya estuvo hace tiempo en la cartelera de la capital catalana, y obtuvo un enorme éxito de público crítica, no en vano Lari está considerado como una de las grandes promesas actuales del mundo de la magia.

La comedia, por supuesto, es la estrella de la noche con el más veterano en estas lides como principal reclamo. Joan Pera regresa con Lloll Beltrán con «Don Juan Tenorio», versión musical del clásico español construido para seducir a todo tipo de público y hacerle reír hasta pedir basta. El Teatro Apolo se viste de gala con una noche que promete muchas sorpresas y en la que el público brindará y tomarán as uvas acompañado por la compañía. También regresa uno de los éxitos de la pasada temporada, «Toc Toc». El Club Capitol acoge esta premiada obra que gira entorno a las personas con trastornos obsesivo compulsivos, desde contarlo todo a asegurarse ocho veces de que todo está en su sitio. Cuidado con no atragantarse con las uvas.

El flamenco también estará muy presente para atraer a los turistas que estén en la ciudad y piensen que la fiesta de la Avenida Cristina es una horterada para gente que cree que divertirse es gritar y ponerse sombrero. El Palacio del Flamenco y el Poliorama serán las citas más reclamadas. La música estará muy presente tanto el jazz en el Aquarella Música Restaurant como los cabarets especiales del Astoria, Teatre Principal, que luego tendrá a 2 Many Djs en los platos, y el Molino.

Entre los clásicos está la actriz Montserrat Carulla que se despide de los escenarios en el Romea con «La Iaia» en un montaje escrito y dirigido por su hijo y co protagonizado por su nieto. Es una tragicomedia capaz de hacer reír y llorar a un tiempo con las dosis justas de realidad para que nadie se olvide que, tras la fiesta, siempre está la resaca del día después. Otro éxito que regresa por estas fechas es «El nom». Joel Joan y compañía vuelven al Goya para continuar con esta farsa sobre las dificultades de la paternidad que ha seducido a medio mundo. Otra vez, comedia y algo de crítica de costumbres para cerrar el año a todo gas.

Musicales en cartelera

Por último, los musicales también tienen su espacio como el circo sensual y canalla de The Hole en el Coliseum o el gusto nostálgico de los amantes del rock catalán con «Boig per tú» en el Barts dedicada a la música de Sau. En definitiva, magia, comedia, cabaret, musicales, flamenco, algo para todos los públicos para demostrar que el fin de año, para ser bueno de verdad, ha de acabar con algo, y nada mejor que con una buena obra de teatro.