El PP recupera la alcaldía de Alicante y pone fin al gobierno de izquierdas

La tránsfuga de Podemos se abstiene y permite a Barcala acceder a la vara de mando por ser la lista más votada

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, saluda a Eva Montesinos tras la votación. En la otra gráfica, la tránsfuga Belmonte muestra su voto al hemiciclo
El alcalde de Alicante, Luis Barcala, saluda a Eva Montesinos tras la votación. En la otra gráfica, la tránsfuga Belmonte muestra su voto al hemiciclo

La tránsfuga de Podemos se abstiene y permite a Barcala acceder a la vara de mando por ser la lista más votada

No hubo que esperar el recuento de votos. La ex concejal de Podemos, Nerea Belmonte, mostró el suyo antes de depositarlo en la urna. Su abstención ponía fin al Gobierno de izquierdas formado PSPV, Compromís y Guanyar Alacant (grupo al que ella pertenecía), tres años marcados por los desencuentros entre los socios del tripartito y los sobresaltos judiciales.

Luis Barcala es el nuevo alcalde de Alicante con los ocho votos de los populares. La candidata socialista Eva Montesinos- a quien el alcalde Gabriel Echávarri designó como su sustituta tras su dimisión- logró 14 votos, uno menos de los necesarios para tener la mayoría. Ciudadanos, que sí apoyó a Echávarri en 2015, se abstenía y el tránsfuga de este grupo, Fernando Sepulcre, se votó a sí mismo.

Durante las últimas semanas se había dado por sentado que Belmonte votaría a favor de Montesinos puesto que se le garantizaría sus peticiones. Quería recuperar su participación en los plenos y su sueldo, atribuciones que le fueron retiradas cuando se le expulsó del partido en 2016.

De concejala de Vivienda y Acción Social pasó al grupo de los no adscritos por haber dado unos contratos a una empresa creada por dos amigos después de las elecciones.

La propia Belmonte explicó que fue su ex compañero de partido, Miguel Ángel Pavón, quien se negó a aceptar por escrito esta exigencia. «Se ha negado a restituir mis derechos políticos».

Salió del hemiciclo entre insultos e incluso tuvo que ser escoltada por la Policía.

En la última reunión celebrada la noche antes del pleno, todas las fuerzas de izquierdas habían suscrito un documento dentro del cual se recogía el compromiso de reformar el Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) como primer paso para devolver el sueldo al Belmonte. Sin embargo, la concejala quería que se formalizase por escrito que recuperaría su sueldo. Pavón se negó.

El PSPV estaba dispuesto a asumir la exigencia de la tránsfuga, a pesar del coste político que podría acarrearle, aunque siempre supieron que la Alcaldía pendía de un hilo.

La incertidumbre se notó en el discurso de la candidata socialista. Montesinos pidió, con cierto nerviosismo, perdón los errores cometidos y puso en evidencia la «equidistancia» de Ciudadanos que con sus tres votos podría haber evitado que el PP recuperase la Alcaldía. Se anticipó al resultado y dijo que si los populares accedían al Gobierno sería una «Alcaldía ganada en los juzgados».

Sin embargo, la portavoz de la formación naranja, Yaneth Giraldo, explicó que no volverían a apoyar al PSPV porque está gobernando con «radicales» y que tampoco se pondrían del lado del PP porque todavía le quedan «muchas culpas que expiar».

El PP, gobierno en minoría

Barcala tuvo que pedirle al concejal que se sentaba a su lado que le dijese qué ponía en el papel que Belmonte mostró. «No llevaba las gafas de ver», dijo más tarde, pero lo cierto es que también él se quedó perplejo. Admitió que la situación era «excepcional» y se comprometió a trabajar en el año que queda antes de las elecciones para atender las prioridades de los alicantinos.

El PP gobernará con ocho concejales ya que Cs rechazó inmediatamente la oferta de negociar su entrada en el Gobierno municipal. Además, pedirá reunirse urgentemente con la Generalitat y el Gobierno central.

CLAVES

· Un pacto izquierdas con el apoyo de Ciudadanos permitió hacer a Gabriel Echávarri alcalde de Alicante. En junio de 2015 logró 21 votos

· Dos tránsfugas en el pleno municipal. Cs abrió un expediente a Fernando Sepulcre por tratar de cargar unos gastos. La otra no adscrita es Nerea Belmonte de Podem

· Echávarri, imputado a raíz de dos denuncias interpuestas por el PP. Se le juzgará por fraccionar contratos por valor de 190.000 euros y en el otro caso por despedir a la cuñada de Barcala.

· Echávarri, dimite cinco meses después de quedarse gobernando el Ayuntamiento de Alicante con seis ediles. El pacto de izquierdas se rompió por su renuncia inicial a dejar la Alcaldía.