La Policía Local escolta a los Papá Noel moteros que Grezzi prohibió

La ruta motera solidaria se celebra con gran éxito y sin incidentes

Los pitidos de los coches al paso de la caravana evidenció el apoyo de los ciudadanos
Los pitidos de los coches al paso de la caravana evidenció el apoyo de los ciudadanos

La ruta motera solidaria se celebra con gran éxito y sin incidentes

El desatino del polémico concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia, Giusepe Grezzi, se constató ayer con el éxito rotundo de la marcha motera solidaria que el mismo edil prohibió.

La peña motera «Cremant Goma» organizó, al igual que en años anteriores, un caravana de «papanoeles» motoristas que reparten regalos entre los niños enfermos de cáncer, en colaboración con Aspanion y con Ronald McDonalds. Esta iniciativa se celebra también en otras ciudades de España y lleva años acercando al felicidad a los niños enfermos.

Sin embargo, el concejal Grezzi no autorizó a los motoristas la celebración de este acto porque la concentración podía entorpecer el tráfico. El punto de encuentro era el bulevard sur, a las cuatro de la tarde, junto a la tapia del Cementerio General, y es difícil pensar que a esa hora y en ese punto, el tráfico pudiera verse afectado por la presencia de los moteros.

Quizá por motivos que no explicitó, el concejal trató de impedir la caravana solidaria que reparte ilusión entre los hospitales valencianos. Sin embargo, la delegación de Policía sí que autorizó la marcha y de hecho dispuso de varios vehículos policiales para escoltar la marcha.

Ésta se realizó finalmente con enorme asistencia de motoristas, si bien la cita fue a título particular de cada uno de ellos, para evitar posibles sanciones a la peña Cremant Roda, por parte del Consistorio valenciano.

La polémica surgida a raíz de la negativa del Ayuntamiento a autorizar dicha celebración evidenció más si cabe la fractura entre el PSPV, que dirige, entre otras, la concejalía de Policía, y Compromís.

El resto de grupos políticos del Consistorio también criticaron que Grezzi prohibiera esta marcha, «cuando luego autoriza la cabalgata de la Reinas Magas el primer día de rebajas y por el centro de la ciudad», como recordó el concejal Mendoza, del PP.

Por su parte, la edil María Jiménez señaló que Grezzi había participado en multitud de concentraciones en las que se cortaba el tráfico «y entonces no pasaba nada».

Ayer, las redes sociales estaban llenas de alusiones al sectarismo y la ineficacia del concejal italiano y también a su sectarismo.