Les Corts cierran su última sesión de control con un diálogo de sordos

El socialista Signes subió hasta la Presidencia para pedir el turno de palabra que Font de Mora le quitó por no ajustarse a la pregunta

«Les pediría un poco de tranquilidad», exhortó el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a los diputados de la oposición. Razón no le faltaba. Si el pleno de liquidación de RTVV del miércoles estuvo marcado por un inusual respeto de los turnos, ayer sus señorías tomaron la revancha. Como si hubiesen contenido durante 24 horas los nervios, la oposición protagonizó una sesión de control al presidente en la que lo de menos fueron los contenidos abordados. Prácticamente todos los parlamentos de los populares quedaron interrumpidos con la exigencia de que se contestase a la pregunta desde el primer momento en que comenzaba la respuesta.

Los populares siguen con la moral mermada y salvo contadas excepciones dejaron al «tripartito» seguir con su numerito. El vicepresidente de Les Corts, Alejandro Font de Mora, que sustituyó a Cotino por enfermedad, tuvo que hacer serios esfuerzos para no expulsar a ningún diputado. Incluso la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que no suele hacer comentario desde su escaño, lamentó el espectáculo diciendo que los valencianos no se lo merecían y que mejor que no lo viesen.

Fabra habló sobre corrupción. El síndic del PSPV, Antonio Torres, trató de forzarle para que condenase al ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. Al no conseguirlo, le acusó de mostrar solidaridad hacia los corruptos. Fabra insistió en que Carlos Fabra no ocupa cargo público alguno, tal y como han hecho con el resto de imputados.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Enric Morera, insistió en que Carlos Fabra cobra 90.000 euros al año de la Cámara de Comercio, un organismo que recibe dinero público. Cuestionaba al presidente sobre los avales concedidos por la Generalitat, pero desvió su discurso para reiterar la amenaza realizada el miércoles. «Ustedes como accionistas de RTVV responderán con su patrimonio, miraremos factura por factura».

La portavoz de EU, Marga Sanz, insistió sobre la corrupción y consiguió el compromiso del vicepresidente José Císcar de que la Generalitat se personará en los casos que están en los Juzgados sobre RTVV si se produce el ofrecimiento de acciones para defender el dinero de los valencianos.