Más reflexión y menos pastillas

De izquierda a derecha, Alfonso Rus, Manuel Llombart, Sergio Blasco y Manuel Escolano
De izquierda a derecha, Alfonso Rus, Manuel Llombart, Sergio Blasco y Manuel Escolano

Existe un estrés asociado a determinadas profesiones y un estrés que surge en épocas difíciles como la actual. La combinación de ambas circunstancias está llenando las consultas médicas de pacientes con cuadros de ansiedad, depresión y todas sus variantes. Enfermos sobremedicados, a juicio del doctor Ángel Escudero, especialista en medicina psicosomática, quien considera que más de la mitad de ellos podrían abandonar los fármacos si adoptaran técnicas de relajación y dedicaran unos cuantos minutos al día a reflexionar.

El también responsable y cofundador del Instituto Valenciano de Medicina del Arte del Hospital Quirón Valencia, explica que la exposición a las malas noticias derivadas de la crisis económica, provocan que estas patologías se agraven. «Cada vez vemos más pacientes que somatizan los problemas que nos inoculan desde los medio de comunicación. Hay más alteraciones mentales y el consumo de ansiolíticos y antidepresivos se está disparando. Se sienten como náufragos. No saben dónde pedir ayuda especializada y muchas veces acaban sobremedicalizados. Lo que no saben es que más de la mitad de los casos de ansiedad o estrés que se resuelven con fármacos, podrían solventarse con técnicas de relajación».

No obstante, admite que estas prácticas, junto a la meditación o los ejercicios de respiración, no son muy populares. «Por eso tenemos las consultas llenas». De hecho, Escudero opina que deberían incluirse en el sistema educativo, pues el niño debería aprender cuanto antes a gestionar sus emociones y afrontar los problemas que le sobrevengan.

En este sentido, anima a combatir el estrés y la ansiedad con la filosofía que se emplea en el ámbito deportivo. «La vida hay que vivirla como un partido de tenis, hay que tomarse tiempos de descanso. Un Fórmula Uno, si no entra en boxes, no acaba la carrera».

Los datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés revelan que uno de cada seis españoles ha tomado al menos un ansiolítico en el último año y más de dos millones de personas tienen problemas de ansiedad.

Según los expertos consultados por esta entidad, se trata de enfermedades que con el tratamiento adecuado se puede curar en apenas tres meses. «Pero hoy en día los médicos de atención primaria recetan sobre todo psicofármacos, que en muchas ocasiones solo producen adicción».