Veintitrés jueces de la actual promoción de la Escuela Judicial son valencianos

El Consell pide que envíen al menos 25, para desbloquear los juzgados más saturados

La Generalitat Valenciana prefiere jueces de refuerzo y los Juzgados ya existentes, a abrir nuevos juzgados, dada la situación económica actual
La Generalitat Valenciana prefiere jueces de refuerzo y los Juzgados ya existentes, a abrir nuevos juzgados, dada la situación económica actual

La actual promoción de la Escuela Judicial dependiente del Consejo General del Poder Judicial es la número 64 y abarca los cursos de 2012 a 2014.

La integran 204 jueces en prácticas que iniciaron el curso de formación el 12 de septiembre de 2012 tras superar las pruebas de acceso convocadas al efecto.

El número de juezas entre los integrantes de la promoción dobla al de jueces, ya que hay 65 varones y 139 mujeres, con una edad promedio de 29 años.

De ellos, 23 residen en la Comunitat Valenciana, lo que genera una curiosa coincidencia, ya que son veinticinco, prácticamente los mismos, los que ha solicitado por activa y por pasiva el conseller de Justicia, Serafín Castellano, tanto al ministro del ramo como al Consejo General del Poder Judicial. De comunidades limítrofes como Murcia hay diez e idéntica cantidad de aragoneses.

La Valenciana es así la tercera Comunidad en número de aprendices y le supera Madrid con 31 y Andalucía con 38.

Si todos los jueces en prácticas que residen en la Comunitat Valenciana fueran destinados a Juzgados de la misma, las reivindicaciones de la Generalitat quedarían prácticamente cubiertas.

Además, prácticamente todos hablan y escriben valenciano bien o al menos regular. Todos saben leerlo y también traducirlo y veinte de ellos estarían incluso interesados en recibir la clase de su formación en esta lengua

Quizá por la edad media de todos ellos, que ronda los 29 años, son una gran mayoría los que hablan, escriben, leen y traducen, al menos «regular» en inglés.

Al 31 por ciento de los jueces que integran la actual promoción les gustaría ejercer en un futuro en el área Penal, mientras que Civil es la preferida del 20 por ciento. Un doce por ciento les gustaría dictar sentencia de Familia, mientras que un nueve por ciento quisiera hacerlo en Menores. Casi un ocho por ciento aspira a ocupar un juzgado de Violencia sobre la Mujer y alrededor de un cuatro por ciento optan por el Contencioso o la Vigilancia Penitenciaria. Lo Social cierra las aspiraciones de los docentes con tan solo un 3,6 por ciento.

El acceso a la Carrera Judicial en España está regulado en los artículos 301 y siguientes de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial y se basa en los principios de mérito y capacidad para el ejercicio de la función jurisdiccional. El proceso de selección garantiza, con objetividad y transparencia, la igualdad en el acceso a todos los ciudadanos y ciudadanas que reúnan las condiciones y aptitudes necesarias, así como la idoneidad y suficiencia profesional para el ejercicio de la función jurisdiccional.