MENÚ
viernes 20 septiembre 2019
23:34
Actualizado

Caen las sanciones por botellón pero se disparan un 107% las impuestas a menores

El número de multas por beber en la vía pública descendió un 3,1% en 2016. Centro y Moncloa son los distritos que acaparan la mayoría de actuaciones policiales contra el consumo de bebidas alcohólicas.

  • Caen las sanciones por botellón pero se disparan un 107% las impuestas a menores

Tiempo de lectura 4 min.

06 de marzo de 2017. 08:43h

Comentada
Pablo GómezMarta Palacio 6/3/2017

ETIQUETAS

Los programas puestos en marcha por el Ayuntamiento de Madrid para reducir la práctica del botellón entre los jóvenes y adolescentes no han dado los frutos esperados. Al menos no lo han hecho entre los menores de 18 años, tal y como demuestran los datos sobre intervenciones policiales contra el consumo de alcohol en la calle. En 2016, las actas de sanción impuestas en este ámbito por agentes de la Policía Municipal a menores de edad se han disparado a más del doble respecto a lo que sucedió en 2015. Este aumento contrasta con lo que se desprende del análisis de los datos sobre el conjunto de la población: en términos globales, estas denuncias han experimentado un ligero descenso. Al margen del fuerte aumento registrado entre los menores, la radiografía sobre la ingesta de alcohol en la capital en 2016 confirma otra tendencia especialmente preocupante para los vecinos y comerciantes del distrito Centro: el pasado año 36 de cada 100 denunciados por beber en la calle, estaban en ese momento en este distrito, mientras que esa cifra en 2015 se situó en 29 de cada 100.

En 2016, la Policía Municipal interpuso un total de 34.154 denuncias: 33.891 a mayores y 263 a menores de 18 años. Esa cifra representa una caída respecto a 2015 del 3,1%. Entonces, el total de denuncias llegó hasta las 35.239. Sin embargo, las 263 actas de sanción abiertas en 2016 a personas que aún no habían cumplido los 18 años supone un aumento del 107% sobre las cifras de 2015, cuando el total de denuncias en esta franja de edad se quedó en apenas 107, tal y como recogen las estadísticas publicadas en el portal de datos abiertos del consistorio.

Del análisis de estas cifras globales desglosadas por distritos resulta especialmente llamativo el fuerte contraste existente entre el comportamientos de los menores de edad y los adultos. Teniendo en cuenta los datos sobre denuncias, los diez distritos preferidos por los más jóvenes para beber alcohol en la calle son Tetuán (59 actas de sanción a lo largo de 2016), Chamberí (52), Retiro (40), Hortaleza (20), Usera (15), San Blas-Canillejas (14), Salamanca (11), Arganzuela (9), Fuencarral-El Pardo (7) y Vicálvaro (6). En este ranking no figuran los distritos de Centro y Moncloa que, sin embargo, son los que acumulan en términos globales un mayor número de denuncias respecto al resto. Los datos de actas de sanción impuestas a mayores de 18 años por ingesta de alcohol en la calle reflejan que hasta en una decena de distritos se supera el millar de actuaciones policiales: Centro (12.312 actas en 2016), Moncloa-Aravaca (4.318), Chamberí (3.229), Tetuán (1.711), Retiro (1.168), Carabanchel (1.261), Puente de Vallecas (1.140), Chamartín (1.024), Latina (1.120) y San Blas-Canillejas (1.012).

En el reparto territorial de estas incidencias, el distrito que se lleva con diferencia la peor parte es el de Centro. Hace dos años, en 2015, se iniciaron en las calles de este distrito un total de 10.492 expedientes de sanción. Esa cifra se incrementó en 2016 un 17,3%, hasta alcanzar las 12.316, sólo cuatro de ellas con menores de edad como protagonistas. Respecto al momento del año en el que los vecinos de los seis barrios que integran Centro sufren con mayor incidencia el fenómeno del consumo de alcohol en la vía pública, los datos apuntan a un incremento en los meses posteriores a las vacaciones de verano. Así en 2015, en cuatro meses se superó la barrera de las mil denuncias: abril (1.050), septiembre (1.068), octubre (1.214) y noviembre (1.044). En 2016, el umbral de las mil denuncias se superó en siete meses: marzo (1.135), abril (1.116), junio (1.087), septiembre (1.148), octubre (1.282), noviembre (1.089) y diciembre (1.156).

Cursos en vez de multas

En mayo de 2016, el Gobierno de Manuela Carmena anunció la puesta en marcha de varias iniciativas para frenar el fenómeno del botellón, ante la constatación de que las multas –casi 80.000 sanciones entre 2012 y 2015– no habían tenido un efecto disuasorio: «Estos resultados nos han llevado a desarrollar programas y propuestas bajo el denominador común de la prevención», señaló entonces Javier Barbero, delegado de Salud y Seguridad, en el Ejecutivo de Ahora Madrid. Paralelamente, el consistorio estableció una serie de acciones formativas por medio de las cuales los menores sancionados por beber alcohol en la calle podrían conmutar la multa por su participación en cursos. Hasta el mes de mayo de 2016, un total de 41 jóvenes menores de 18 años se habían acogido a esta alternativa para evitar el pago de la sanción.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs