MENÚ
jueves 21 marzo 2019
23:12
Actualizado

Los últimos 133 días del presidente Garrido

El presidente de la Comunidad de Madrid remata la legislatura con el 99% del programa cumplido a cuatro meses de las elecciones. Candidato a las europeas o escaño en el Congreso, las opciones que se barajan para su futuro político

  • Ángel Garrido, en la Cámara de Vallecas tras pronunciar su discurso de investidura como presidente / Foto: Cipriano Pastrano
    Ángel Garrido, en la Cámara de Vallecas tras pronunciar su discurso de investidura como presidente / Foto: Cipriano Pastrano

Tiempo de lectura 4 min.

13 de enero de 2019. 05:49h

Comentada
Rocío Ruiz.  13/1/2019

Mantuvo la esperanza de convertirse en candidato a la presidencia madrileña por el PP hasta hace una semana porque, en ocho meses al frente de la Comunidad y después del terremoto por el «caso Cifuentes», casi todos en el partido entienden que ha sido un buen gestor y que ha tomado las riendas del gobierno siguiendo la línea «pablista» sin grandes sobresaltos ni escándalos y llegando a alcanzar acuerdos importantes, como que se aprobaran los presupuestos de la región para 2019 de la mano de Cs. El propio Pablo Casado reconoció su labor en la última cena de Navidad de los populares: «Has hecho una labor excelente, Madrid se está gobernando muy bien, eres un referente de las buenas políticas del PP». Pero siempre se ha visto a Garrido como un hombre de Cifuentes y son muchos los que opinan que le ha pasado factura el hecho de que en la carrera por la presidencia del partido no expresara abiertamente su apoyo a Pablo Casado en la pugna final con Soraya. También hubo fricciones con el partido después de que Garrido y hombres fuertes de su equipo de Gobierno, como Pedro Rollán, quedaran fuera de la ejecutiva regional que ahora preside el presidente del Senado, Pío García Escudero.

Lo cierto es que son muchos en el partido los que entienden que, pese a no ser elegido candidato, el partido debe «premiar» a Garrido por la labor que ha venido desempeñando y darle una salida digna. Una de las opciones que se barajan es la posibilidad de que pueda ser candidato por el PP a las próximas elecciones europeas, pero también se especula con la posibilidad de que vaya en un buen puesto en la lista por Madrid a las generales que le permita tener un escaño en el Congreso de los Diputados a este ingeniero de minas que en la política reivindica la «revolución de la normalidad».

«Es indudable que es un buen gestor y que lo ha hecho muy bien. De hecho Ciudadanos comenzó llamándole presidente “interino” y dejó de hacerlo cuando empezó a ver que no paraba de poner en marcha cosas», manifestó Enrique Ossorio, portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid. «Ha conseguido aprobar los presupuestos para el próximo año con Ciudadanos, cosa que se ha logrado en muy pocas autonomías, ha sacado adelante la ley de medidas fiscales, un plan para los hospitales, conectar Sol con Gran vía... Y lo hizo también muy bien como mano derecha de Cifuentes. Hay que premiarle», añadió Ossorio.

En los 133 días que le quedan llevando las riendas de la Comunidad de Madrid y con el 99% de las 300 medidas del programa electoral cumplido a cuatro meses de las elecciones, Garrido quiere rematar su gestión tratando de llevar a buen puerto los grandes planes previstos para 2019 en un año con un objetivo de crecimiento del 2,9% y de creación de 94.000 puestos de trabajo.

Avanzar en la reforma de La Paz e iniciar el bloque quirúrgico del Gregorio Marañón, la puesta en marcha del cheque-bachillerato en los institutos madrileños, la convocatoria de 3.000 plazas de profesores para Primaria, reducir las listas de espera quirúrgica y de prestaciones por dependencia o los parking disuasorios son algunos de los grandes proyectos que podrán fin a la presidencia más fugaz de todas: un año.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs