Política

Madrid acogerá a activistas de derechos humanos

Carlos Fernández, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz de Colombia y Rudy Estela Posada, del Movimiento Ríos Vivos Colombia acompañados de Antonio Montoro, director de Mundubat, y Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.
Carlos Fernández, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz de Colombia y Rudy Estela Posada, del Movimiento Ríos Vivos Colombia acompañados de Antonio Montoro, director de Mundubat, y Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.

Madrid se convertirá a partir de 2019 en lugar de protección temporal de activistas perseguidos en otros lugares del mundo gracias al Programa de Acogida Temporal de Personas Defensoras de los Derechos Humanos, que hoy ha sido presentado a la ciudadanía.

“La puesta en marcha de este plan significa un paso más en la política municipal de ciudadanía global y cooperación con el desarrollo que se está implementando desde diferentes organismos municipales en cumplimiento del Plan Estratégico de Derechos humanos”, ha declarado Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.

Por su parte, el director de Mundubat, Antonio Montoro, ha destacado la relevancia internacional de las personas defensoras de los derechos humanos, asegurando que “su compromiso es fundamental para visibilizar situaciones de injusticia social, combatir la impunidad e impulsar los procesos democráticos en todo el mundo”.

Este proyecto, financiado por el Ayuntamiento de Madrid y gestionado por la ONGD Mundubat, permitirá que la capital de España acoja a personas que trabajan en distintos ámbitos de defensa de los derechos humanos, como la reivindicación de la libertad y la diversidad sexual, el derecho del campesinado a cultivar su tierra, la defensa del medio ambiente y los recursos naturales, la recuperación de la memoria histórica o la denuncia las atrocidades que sufren sus comunidades.

Como parte de las medidas del Plan Estratégico de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Madrid, las personas acogidas por el programa vivirán durante tres meses en un ambiente seguro, lejos de las amenazas a las que se enfrentan en su día a día, y recibirán atención psicosocial si es necesaria. Al mismo tiempo, desarrollarán actividades de sensibilización de la población y de presentación ante las autoridades políticas de las causas que defienden, buscando ampliar y fortalecer las redes internacionales de apoyo institucional y político de las organizaciones a las que representan.

“Las Personas Defensoras acogidas en nuestra ciudad tendrán la oportunidad de compartir con la ciudadanía la situación de sus territorios, así como la presión o violencia que se ejerce contra quienes defienden derechos y comunidades. Precisamente esta interacción con la ciudadanía es uno de los puntos centrales del Programa”, ha asegurado Valiente.

Activistas bajo amenaza en Colombia

Los defensores y defensoras de derechos humanos comprometen su vida denunciando públicamente las injusticias. Esto les convierte en un objetivo para las organizaciones violentas, así como los grupos de interés y poder que se benefician de dichas injusticias. A menudo, esto se transforma en amenazas, persecuciones e incluso asesinatos. Se estima que, en 2017, 312 personas defensoras perdieron la vida en todo el mundo. Un 80% de estos crímenes se concentraron en cuatro países: Brasil, Colombia, México y Filipinas.

La primera edición del Programa de Acogida Temporal de Personas Defensoras de los Derechos Humanos se centrará en Colombia, país que vive una difícil transición hacia la paz tras el acuerdo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno Colombiano que puso fin a medio siglo de conflicto en 2016.

A pesar del cese de las hostilidades, los conflictos sociales se siguen cobrando en Colombia centenares de vidas de civiles cada año, incluyendo las de defensores y defensoras de los derechos humanos. En tan solo 18 meses –noviembre de 2016 y mayo de 2018– 282 líderes sociales y activistas de derechos humanos fueron asesinados.

La elección de Colombia como protagonista de la primera edición del programa tiene que ver también con el hecho de que en 2016 y 2018 el Pleno del Ayuntamiento de Madrid manifestó su apoyo incondicional a la implementación de los acuerdos de paz y la defensa de los derechos humanos en dicho país, señalando su preocupación por las situaciones de riesgo a las que allí se ven expuestas las personas defensoras de los derechos humanos.

En este sentido, tanto los portavoces municipales como los de la Fundación Mundubat han recalcado que el programa pretende tanto proporcionar protección temporal a personas defensoras concretas como denunciar las situaciones de injusticia que les ponen en peligro, recordando así a las autoridades de otros países que deben garantizar su protección.