Madrid

Salomão, el joven brasileño asesinado en Madrid, «nunca se metía con nadie»

Kissinguer, uno de los detenidos por la muerte del joven, ya estuvo implicado en un crimen

Salomão M. F., de origen brasileño, tenía 19 años cuando falleció la noche del viernes tras recibir una puñalada en el pecho que atravesó su cavidad cardíaca. La primera hipótesis que barajó la Policía Nacional es que podría tratarse de una reyerta entre bandas latinas, algo que no comparten los allegados de la víctima. Tampoco coincidiría con los posteriores testimonios de testigos, que relataron cómo el fallecido había discutido con los autores y que, al rato, volvieron a por él hasta unas diez personas.

Publicidad

El homicidio tuvo lugar en un parque de la Avenida Nuestra Señora de Valvanera a la altura del número 117, ubicado en el distrito madrileño de Carabanchel. Otro menor de edad de 17 años resultó herido. Las primeras investigaciones apuntaron a que la segunda víctima pertenece a la banda de los DDP («Dominican Don’t Play»). Este menor, de nacionalidad española y origen dominicano, usó como escondite una panadería llamada «Unión Latina». Al encontrarlo, y según el sanitario de guardia del Samur Emilio de Benito, tuvo que contenérsele una gran hemorragia. Posteriormente fue arrestado como el presunto autor de la muerte y trasladado al Hospital 12 de Octubre en estado grave, con heridas por arma blanca en cuello, hombro y espalda. La Policía Nacional detuvo a otras tres personas más: dos españoles nacidos en 1997 y 1996, arrestados en el hospital Gómez Ulla, donde habían acudido para ver si hallaban a más compañeros heridos y un último detenido, también español y menor nacido en 2001, que fue arrestado al regresar al parque donde habían sucedido los hechos. El de 21 años fue identificado ayer como Kissinguer, quien estuvo con otro crimen que tuvo lugar en Carabanchel, en marzo, y cuenta con antecedentes por robo con violencia.

Salomão, en cambio, no tenía antecedentes, estaba casado desde 2017 y era padre de una pequeña de once meses. Le querían «todos en el barrio», tal y como expresó en redes una joven cercana a la víctima. «Su muerte me duele porque lo conocía desde hace tiempo y sabía que era buen chaval». Tilda lo ocurrido como una «injusticia terrible». «Él, que no se metía con nadie, que no le hizo mal a nadie... Y ahora deja sola a su mujer y a su niña», se lamentó.