Un acuario para tiburones y cinco cocinas diferentes para una increíble mansión de 42 millones de dólares

Situada en la localidad californiana de Palm Desert y construida en 2007, se trata de una de las residencias más espectaculares de todo Estados Unidos.

Visión aérea de la mansión de Palm Desert.
Visión aérea de la mansión de Palm Desert. FOTO: Zillow

Nos hemos despertado hoy con la 17ª victoria consecutiva de Rafa Nadal en lo que va de temporada. El tenista balear se ha impuesto al británico Daniel Evans por 7-5 y 6-3 y avanza así hasta los octavos de final del torneo estadounidense de Indian Wells, considerado el quinto más importante del circuito tras los cuatro grand slams. No, no se han confundido ustedes, amigos lectores, de sección y siguen en la de Lujo por más que toda la información anterior ya la hayan contado antes los compañeros de Deportes.

El asunto es que hoy hablamos de una espectacular mansión, una de las más impresionantes de los Estados Unidos, que se encuentran a muy pocos kilómetros del lugar en el que el mejor deportista español de todos los tiempos continúa haciendo historia. La residencia está situada en Palm Desert, junto a Palm Springs y a Indian Wells, en el valle de Coachella, a dos pasos de la entrada del desierto, y acaba de ser vendida por 42 millones de dólares., algo más de 38 millones de euros.

La mansión fue construida en 2007 por orden del multimillonario Duane Hagadone, empresario de éxito vinculado a negocios inmobiliarios y de hostelería, que quiso desplegar toda su imaginación en una casa de ensueño. Y el diseñador y arquitecto Guy Dreier, uno de los más reputados del mundo, lo consiguió. Tras la muerte, el pasado año, de Hagadone, la propiedad se puso a la venta en un precio inicial de 50 millones de dólares. La puja no llegó a tanto, pero la transacción ha sido una de las más sonadas del mercado inmobiliario estadounidense.

Y es que la mansión es absolutamente increíble. Vayamos con una serie de datos, cual chorreo de lujo exclusivo, para refrendar la afirmación anterior. La casa cuenta con 5 cocinas diferentes, una de catering, una para invitados, otra para el cuidador, la cocina exterior y una última dentro de la cocina principal, además de siete dormitorios, doce baños y una casa de huéspedes independientes a la residencia principal.

Posee también tres piscinas climatizadas que se enlazan para rodear todo el núcleo de la mansión, un garaje subterráneo con piso de mármol y capacidad para 10 vehículos, spa y, lo mejor de todo, un acuario que conduce a la sala de estar y que está lleno de centenares de peces exóticos y de algunos tiburones. Sí, sí, tiburones, tal como suena.

Un hecho característico de la mansión de Palm Desert es que carece de picaportes para abrir y cerrar dependencias. Y es que todo se controla a través de un sistema de hogar inteligente denominada Crestron, incluidas las 16 paredes de vidrio que abren el interior hacia el exterior del paradisíaco valle californiano de Coachella.