La historia de Gunther IV, un pastor alemán millonario, y la casa de Miami en la que vivió Madonna

Sale a la venta por 32 millones de euros una fastuosa residencia, propiedad del perro más rico del planeta.

El perro Gunther IV, al borde de la piscina de su mansión en Miami.
El perro Gunther IV, al borde de la piscina de su mansión en Miami. FOTO: Assouline Team

Suena surrealista, pero es cierto como la vida misma. Esta historia comienza con un fallecimiento, el de la condesa alemana Karlotta Liebenstein, que murió en 1992 con una fortuna personal que superaba los 450 millones de euros; y sin descendencia. Amante de los animales y estrechamente unido a su perro, todo aquel dinero pasó a Gunther III, el pastor alemán que se hizo inseparable de la aristócrata germana en los últimos años de su vida. Muerto el perro, no se sabe si acabó pero la rabia, pero lo que sí que sucedió es que la fortuna pasó a uno de sus descendientes, de nombre, claro, Gunther IV, que ahora es el animal más rico del planeta.

Si el párrafo anterior parece increíble, los siguientes no lo son menos. Resulta que el pastor alemán reside en la Toscana italiana, rodeado de todas las comodidades posibles e imaginables y atento, es un decir, a todas sus pertenencias. Una de ellas se ha convertido en noticia en las últimas semanas porque ha salido a la venta.

Así, la inmobiliaria especializada en inmuebles de lujo, Assouline Team, tiene entre su exclusivo muestrario una residencia en Miami, valorada en 32 millones de euros, y cuyo propietario es el consabido Gunther IV. Resulta, además, que esa mansión fue propiedad de Madonna, que la compró en los años 90 del pasado siglo y acabó vendiéndola a la condesa Liebenstein en 2000 por 6,6 millones de euros.

«Hemos vendido innumerables casas de varios millones de dólares, pero esta es definitivamente la primera. Cuando los gestores me dijeron inicialmente que la propiedad era de un perro, no me lo creí. La propiedad tiene una historia que nadie más puede reclamar», explicó a Forbes el equipo de Assouline Team.

La mansión está cercana a cumplir su primera centenario de historia, ya que fue construida en 1928, pero su interior ha sido remozado por completo hasta el punto de convertirse en una de las residencias de referencia en el mercado del lujo mundial. Se trata de una propiedad de 800 metros cuadrados construidos sobre una superficie de 4.800 metros cuadrados, que cuenta con piscina y monumental estanque, además de nueve dormitorios, spa, biblioteca, gimnasio y bodega.