Diario de una enfermera: “Ya puedes gritar o llorar...no importa, debes trabajar sin tu protección”

“Es difícil saber que hay gente que necesita irse a una UCI o morirá”, relata con tristeza María Victoria Gómez, enfermera de un hospital del sur de Madrid

Preocupación, agotamiento, incertidumbre, tensión...Son palabras que se repiten una y otra vez entre los profesionales sanitarios de la Comunidad de Madrid, que concentra ya cerca de 9.000 casos de coronavirus y más de 800 fallecidos, que suponen el 60% de las muertes por el brote en todo el país, según los datos que ha facilitado el Ministerio de Sanidad.

María Victoria Gómez, enfermera de un hospital del sur de Madrid, cuenta a LA RAZÓN a modo de diario la dura realidad que atraviesa el personal sanitario ante la pandemia. La carga asistencial difiere según el centro y la especialidad, pero el sentimiento de inquietud, la denuncia por la falta de recursos materiales y humanos y la certeza de que no se ha alcanzado todavía el pico es unánime.

“Es difícil saber que hay gente que necesita irse a una UCI o morirá, y que no pueda hacerlo porque ya están colapsados dichos servicios", explica con lágrimas en los ojos esta joven de 26 años, que hace un llamamiento a toda la ciudadanía para que respeten al 100% el confinamiento y permanezcan en sus hogares para frenar así el colapso de los centros hospitalarios. Este es su relato:

Quédate en tu casa...
• Lo difícil es ir a trabajar cada día sin descanso y que no veas fin porque no hay día que no llame una compañera diciendo que se ha contagiado y se queda en casa.
• Lo difícil es trabajar cada día con tu cansancio a cuestas sin descanso.
• Lo difícil es ir a trabajar y tener la sonrisa en la cara sabiendo que hay gente realmente crítica en la UCI, ya sea gente mayor o gente joven -con y sin antecedentes-, porque aunque se diga que esto es como una gripe… NO LO ES, y hay personas pasando por un momento realmente crítico y que encima se encuentran completamente solas porque nadie puede ir a verles, ya que no se permiten visitas.
• Lo difícil es trabajar y que te denieguen el material necesario para no contagiarte. Ya puedes gritar, patalear y llorar, que no importa, debes trabajar sin tu protección.
• Lo difícil es levantarte cada mañana pensando en si te duele algo o si tienes síntomas de algún tipo.
• Lo difícil es no saber pensar en otra cosa y tomarte la temperatura hasta tres veces al día por miedo a contagiarte y sobre todo miedo de contagiar a tu familia con la que vives.
• Lo difícil es llorar y que se te pongan los pelos de punta cada vez que compañeras de otros servicios te cuentan como esta muriendo la gente y como no dan a basto ni pueden hacer nada por esas personas, a la vez que rompen a llorar y la impotencia no les deja ni hablar.
• Lo difícil es saber que te vas a contagiar tarde o temprano porque estas todo el día expuesta al virus y trabajando mano a mano con el sabiendo que no estas protegida.
• Lo difícil es saber que hay gente que necesita irse urgentemente a una UCI o morirá, y que no pueda hacerlo porque ya están colapsados dichos servicios.
• Lo difícil es hablar con enfermeras de todos los hospitales y ver como todas acabamos llorando al contar la situación que estamos viviendo.
• Lo difícil es que probablemente a muchas de nosotras nos cueste superar lo que estamos viviendo y lo que nuestros ojos están viendo.
• Lo difícil es ir a trabajar pensando que es como ir a la guerra.
• Lo difícil es ir a trabajar pensando que esto solo acaba de empezar y que aun queda lo peor.
Y ahora dime si es tan difícil quedarte en casa...