La asistenta “okupa” de Leganés abandonará este lunes el piso de la anciana fallecida

La presión vecinal, clave para que se resuelva la situación

Ya hay solución para la situación dramática que estaba viviendo la familia de Pilar, la mujer de 75 años que falleció en su casa de Leganés por posible Coronavirus el pasado 30 de marzo. Tras varios meses de manifestaciones de los vecinos y de la intervención de la empresa Desokupa, la asistenta “okupa” de Leganés abandonará el piso el mediodía del lunes sin ninguna condición (ni dinero y cualquier otra contraprestación), por lo que se pone fin a una situación que sus allegados nunca pensaron que vivirían, puesto que a su muerte hay que sumar este descalabro delictivo desde hace meses.

Hay que recordar que Pilar, de 75 años, murió en marzo en su hogar presuntamente a causa del Covid.19. Tras su fallecimiento, Rosa Abigail, RT, una mujer peruana de 33 años que asistía y ayudaba en la limpieza del hogar a Pilar tomó la decisión de ordenar su incineración ya que afirmó que no tenía hijos y cambió la titularidad de los suministros y el seguro. Nadie de la familia lo sabía, ya que su hija, Rosana, también se contagió y pasó 40 días en el hospital sin tener contacto con su progenitora. Cuando se recuperó se encontró con la situación: en el piso vivía Rosa con otras personas, en el momento del acuerdo para que se vaya eran tres, aunque en algún momento llegaron a ser cinco puesto que subarrendaba las habitaciones. Además, se negaba a dar sus cenizas y los objetos familiares.

La actual pareja de Rosana, Juanjo, no tiene tan claro que Pilar muriese de Coronavirus, ya que un día antes la vieron comprando en la calle, por lo que hay demasiado agujeros negros en este caso. Rosa entró a trabajar por horas (aunque hay otra versión que dice que era interna) con Pilar solo dos meses antes de su fallecimiento . Era la mujer la que le abría, por lo que se presupone que hizo un juego de llaves sin su consentimiento. Además, llamó al seguro de decesos para gestionar los trámites del fallecimiento y quedarse como beneficiaria única, algo que le escama a la hija. “Nadie en el seguro comprobó nada, eso es lo más turbio”, ha declarado a Efe.

La familia ya presentó una denuncia en comisaría por usurpación de la identidad contra Rosa Abigail. También han contactado con un letrado para recabar pruebas y testimonios con los que poderle acusar de un posible delito de homicidio, aunque al ser incinerado el cuerpo el difícil encontrar pruebas contundentes. Pero, la prioridad, recuperar la vivienda, ya es una realidad, aunque la familia mantiene que a pesar de que lo logren el lunes los procesos judiciales seguirán su curso. “Ella -refiriéndose a Rosa- nos pedía que retirasemos la denuncia contra la funeraria, pero no lo vamos a hacer”, ha manifestado a Europa Press Rosana para después añadir que “estamos recabando pruebas para investigar la muerte de mi madre".