Más de 850.000 madrileños, confinados desde este lunes

Los municipios afectados son Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Los distritos, Carabanchel, Usera, Villaverde, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas y Ciudad Lineal. Se realizarán tests a la población afectada: más de 850.000

Era la comparecencia más esperada de los últimos meses. Por lo menos, desde que se levantó el estado de alarma el pasado mes junio. Tras varias semanas en las que el incremento en el número de contagios y de fallecidos no ha dejado de crecer en la Comunidad de Madrid, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado las nuevas medidas que tendrán que afrontar los madrileños.

“Hay 37 áreas de toda la Comunidad donde la incidencia es muy superior: 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes. Tenemos que contraer la propagación del virus”, ha dicho Ayuso. “Son zonas de gran densidad de población y conectividad entre ellas. Nos vamos a centrar en diagnosticar qué personas son y protegerlas a ellas y todo su entorno. Necesitamos poner medidas para que se cumplan las cuarentenas y proteger a los ciudadanos”. Para ello, se van a realizar un millón de tests para 858.193 personas, que se realizarán durante la próxima semana. “Es el 13% de la población de Madrid y el 25% de todos los contagios de la región”, ha dicho Ayuso. Se trata de zonas de seis distritos de la capital y de ocho municipios. Entre ellos, se encuentran 11 zonas de de los municipios de Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas.

En cuanto a los distritos de la capital, serán 26 zonas de Carabanchel, Usera, Villaverde, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas y Ciudad Lineal.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha detallado las medidas en estas zonas, que cumplen con el criterio de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes y una serie de condiciones geográficas. “Uno de cada cuatro contagios se produce en estas 37 zonas”, ha afirmado. Las medidas afectarán a los desplazamientos personales y pretenden “disminuir los contactos”, así como la “reducción de movilidad”.

Las medidas serán para todas aquellas personas que se encuentren o circulen en dichas zonas, o sean dueñas de una actividad empresarial en los núcleos afectados. Se restringe su entrada y salida salvo por: asistencia a centros sanitarios; obligaciones laborales; asistencia a centros docentes y educativos; retorno a la residencia habitual; asistencia y cuidado de mayores, dependientes o personas con discapacidad; ir a entidades financieras; trámites ante órganos judiciales y notariales, y realizar pruebas o exámenes. La circulación por carretera está permitida en caso de que tenga origen o fuera de la zona en cuestión.

La estrategia incluirá “medidas de restricción de movilidad y hacer así más efectivas las cuarentenas. Y vamos a tener en cuenta que no vamos a perjudicar la movilidad a personas que necesitan ir al trabajo o al colegio”, ha apuntado.

Las reuniones, además, pasarán de 10 a 6 personas. Los aforos en establecimientos pasan al 50% y se suspende la actividad en parques y jardines. Los lugares de culto verán reducido un tercio de su aforo. La hostelería verá reducida sus aforos al 50%, se suspende el servicio en barra y las mesas tendrán un máximo de seis ocupantes. Su cierre se producirá a las 22:00 horas, al igual que los locales de apuestas.

Para lograrlo, Ayuso ha reiterado que se “necesita una estrategia conjunta” con el Gobierno central. En ese sentido, ha recordado la reunión que mantendrá este lunes con Pedro Sánchez, en la que espera que lleguen a importantes acuerdos. En cuanto al número de rastreadores, Ruiz Escudero espera que se lleguen a 1.500 a finales de octubre.

Hasta dos aplazamientos había sufrido la rueda de prensa. Prevista para las 11:30, se pospuso a las 13:00 horas primero para acabar anunciada después a las 17:00 horas, cuando la presidenta ha comparecido en Puerta del Sol, acompañada del vicepresidente Ignacio Aguado y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

“La situación de la Comunidad de Madrid no va a mejor, va a peor”, ha afirmado por su parte el vicepresidente, Ignacio Aguado, que ha manifestado su esperanza en la reunión que mantendrá Ayuso con Sánchez, “porque no tenemos tiempo que perder”. “Con estas medidas truncamos sueños, iniciativas y negocios. Pero si no lo hacemos, la situación será peor dentro de unos días. Necesitamos unidad entre administraciones, comprensión entre los ciudadanos y respeto a las normas".