Madrid incorporará a 550 rastreadores más la semana que viene

La Comunidad espera contar con un total de 1.600 rastreadores a final de mes

JuanJo MartínEFE

La Comunidad de Madrid ha contratado a otros 550 rastreadores para hacer seguimiento de casos de coronavirus y que se incorporarán antes del 27 de octubre en centros de Atención Primaria, según adelantó este miércoles el viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero. De esta manera, la región espera contar con un total de 1.600 rastreadores a final de mes.

Con este refuerzo “tendremos cuerpo suficiente para esta segunda ola y si viene una tercera”, declaró el viceconsejero. El actual portavoz de la Comunidad de Madrid en la crisis del coronavirus y ex responsable del hospital de campaña en Ifema durante la primera ola del coronavirus, aseguró que “de aquí al 27 de octubre, Madrid va a contratar a 550 personas extra en centros de Atención Primaria para hacer, fundamentalmente, labores de rastreo de pacientes”.

Estos refuerzos también “descargarán de actividad burocrática” al personal sanitario de los centros de salud. “Madrid ha apostado fuertemente por la Atención Primaria” y “habrá una inversión de 80 millones de euros en los próximos tres años”, aseguró el viceconsejero.

Otra de las funciones de los rastreadores será velar por el cumplimiento de las cuarentenas, ya que en Madrid, ha habido momentos en que “el cumplimiento de las cuarentenas estaba torno a un 20 o un 30 por ciento”. Aun así, valoró que los nuevos test de antígenos han favorecido la detección rápida y el cumplimiento del aislamiento.

Asimismo, declaró que la estrategia de la Comunidad de Madrid frente al coronavirus pasa por “apostar por hacer muchos tests” y, de hecho, anunció un proyecto aún en ciernes para “montar unidades para hacer pruebas a la población” que sean “accesibles” a todo el mundo.

No obstante, lamentó que hará falta hacer un esfuerzo comunicativo porque los rastreos masivos en zonas afectadas no están teniendo la respuesta esperada, algo que la Consejería ve con “preocupación”. “La gente no se apunta de manera importante” y hay “cierto rechazo”, cuando “hubo una temporada en que todo el mundo quería hacerse tests y pruebas”.

“No sé si eso conlleva que si sales positivo te quitan del trabajo o por algún problema social o familiar, pero hay que apostar mucho por el test”, indicó.