Las diez cosas que no sabías del Metro de Gran Vía (o de Red de San Luis)

Este viernes la estación del suburbano, diseñada por Antonio Palacios, allá por 1919, vuelve a la vida

Templete de Red de San Luis de Antonio Palacios
Templete de Red de San Luis de Antonio Palacios FOTO: Metro de Madrid

Si decimos Red de San Luis... ¿sabe Usted de qué estamos hablando? Es posible que sí si tiene una cierta edad. Lo cierto es que esa estación -o zona de la Gran Vía-, que muchos conocen por Red de San Luis nunca se llamó así, sino que fue Gran Vía desde su inauguración. Ahora, acabadas las obras del metro y recuperados los exteriores, le llega una nueva vida. Atrás queda aquel 18 de noviembre de 1919, cuando se abrió al público, al mismo tiempo que las de Ríos Rosas, Chamberí y Tribunal. Una estación señera, que fue diseñada por Antonio Palacios y es una de las 8 estaciones de la primera línea de Metro.

Un Antonio Palacios que para muchos fue el gran revolucionario de la arquitectura madrileña. No en vano hay quien le compara, quizá de manera exagerada, con el barón Haussmann, quien creó en París largas avenidas y edificios con perspectivas hacia monumentos como el Arco del Triunfo o la Ópera Garnier. La aportación de Palacios fue más modesta... pero igualmente muy monumental.

A él se deben el Palacio de Comunicaciones -hoy Ayuntamiento de Madrid-; el Banco Español del Río de la Plata -hoy Instituto Cervantes-, el Círculo de Bellas Artes o el hospital de Jornaleros, entre otras magnas obras.

Una estación de Gran Vía que fue refugio ante los bombardeos de la Guerra Civil y que, acabada ésta, cambió su nombre por el de José Antonio. Así fue el 11 de diciembre de 1940, aunque volvió a llamarse Gran Vía el 27 de junio de 1983.

Estación de Red de San Luis en 1925
Estación de Red de San Luis en 1925 FOTO: Metro de Madrid

Metro de Madrid reabre su estación de Gran Vía y su conexión con Sol tras permanecer más de 1.000 días en obras por la aparición de restos arqueológicos que han postergado en reiteradas ocasiones estos trabajos, arrancados en 2018.

Ahora, con la recuperación del templete de Antonio Palacios, algunos, los más mayores, parece que vuelven atrás en el tiempo. Una joya, recuperada, que sin duda da importancia y prestancia a esa arteria capital de Madrid.

Las 10 cosas que no sabías de la estación de Gran Vía

- La estación se inauguró el 18 de noviembre de 1919

- El primer ascensor empieza a funcionar el 18 de noviembre de 1920

- La cerámica decorativa proviene de un fabrica de azulejería de Carabanchel, fundada en 1920 por Enrique Guijo.

- Se instalan dos nuevos ascensores en 1934

- La estación se utilizó como refugio y vivienda durante la Guerra Civil

- La estación cambió de nombre en 1940, pasando a denominarse José Antonio

- En mayo de 1949 adquirir un billete para el ascensor de Gran Vía costaba un “cinquito”, o lo que es lo mismo cinco céntimos

- En el desmontaje del templete parte de la obra se dona al Ayuntamiento de Porriño

- La estación recupera el nombre original de Gran Vía en junio de 1983