Ayuso avanza a empresarios que se “rebelará” ante Sánchez si sube los impuestos en Madrid

La presidenta se reúne con una veintena de directivos y avisa de que “defenderá el modelo de Madrid donde sea necesario”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en un almuerzo junto a empresarios
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en un almuerzo junto a empresariosComunidad de MadridComunidad de Madrid

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, lanzó ayer la idea de que Madrid compense a las demás comunidades por tener los impuestos más bajos. Una idea que encaja con el propósito del Gobierno de Pedro Sánchez de sacar adelante una “armonización fiscal” que, en la práctica, suponga una subida de impuestos a los madrileños. En reacción a este nuevo ataque a la autonomía fiscal de Madrid, su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha advertido hoy ante empresarios de que se rebelará ante estos intentos de subir los impuestos en la región.

Una declaración de intenciones que la presidenta Ayuso ha esbozado ante los directores y consejeros delegados de cerca de una veintena de empresas como OHL, Enegás, Netflix, Repsol o Google. A estas se suman Diageo, Vantage Towers, Haya Real Estate, Glovo, Deliveroo, L’Oréal España, Takeda, AstraZeneca, MÁSMÓVIL, Merck y Sequirus. El coloquio con todos ellos estaba organizado por KREAB.

Desde el Gobierno regional enmarcan las palabras de Puig y las críticas al modelo fiscal de Madrid lanzadas desde otras comunidades gobernadas por el PSOE dentro de la estrategia de Moncloa de atacar desde todos los frentes y desde todas las instituciones al Gobierno de Ayuso. La presidenta madrileña ha defendido el modelo fiscal de su Ejecutivo y ha instado a las demás regiones a seguir los pasos de Madrid: “El empresario valenciano o asturiano estará pensando, ‘bájeme a mí también los impuestos’.

La vía de recurrir al Constitucional

Fuentes autonómicas han informado de que Díaz Ayuso, durante el coloquio, “también ha criticado que el Gobierno presidido por Pedro Sánchez permita estos ataques de comunidades que deterioran la imagen de España en el extranjero y ponen en riesgo la inversión extranjera”. Y ha avisado: “Defenderé este modelo en todas las partes que sea necesario”. De hecho, fuentes del Gobierno regional aseguran a LA RAZÓN que, llegado el momento, si finalmente Sánchez sigue adelante con su plan de armonizar impuestos en toda España, Madrid acudirá al Tribunal Constitucional.

La presidenta ha reivindicado también el modelo político y económico de la región: “Nosotros demostramos que la única forma de mantener el estado de bienestar, el modelo de convivencia y los derechos que nos hemos dado en España es poder pagarlo. Y eso solo se consigue con un crecimiento económico que permita progresar a una clase media que aspira a ser cada vez más próspera”.

Los empresarios le han trasladado a Ayuso, según ha informado Sol, la inquietud ante la falta de información y transparencia del Gobierno central en relación a los criterios de distribución de los fondos europeos y le han mostrado igualmente su preocupación ante los intentos de atentar contra la autonomía fiscal de la Comunidad de Madrid.

Datos que ha ofrecido Ayuso para demostrar el “éxito económico” de Madrid

El 14% de la población española.
El 17% de los afiliados a la Seguridad Social.
El 20% del Producto Interior Bruto.
El 50% de las grandes empresas.
El 75% de la inversión extranjera en nuestro país.

Díaz Ayuso ha enumerado una serie de indicadores que, a su juicio, ilustran el éxito de la política económica en Madrid: “Este éxito que se basa en una unión inexorable entre la economía y la política. No es posible un sistema económico próspero sin un modelo político estable, responsable y sensible con las necesidades de empresarios y ciudadanos, como no hay modelo político de éxito posible sin una economía capaz de sufragar los gastos que el estado de bienestar supone”.

Además ha recalcado que “la Comunidad de Madrid es referente económico nacional, y lo va a seguir siendo durante los próximos años. Porque aplicamos fórmulas que sabemos que funcionan y no nos dejamos llevar por la corrección política, el consenso ni otras recetas cuyo resultado es la dejación de funciones y la decadencia”.